Las constantes consultas de padres sobre dolencias menores de sus hijos fueron las que motivaron a la doctora británica Catherine Bell -quien trabaja en el área de atención primaria- a realizar un estudio que, como conclusión, acusa a la popular serie infantil “Peppa Pig” de distorsionar la percepción de sus espectadores con respecto a temas de salud.

Bell estudió tres capítulos de la serie, que cuenta la historia de una chanchita, su familia y amigos, y en un artículo publicado por la Asociación Médica Británica, sugiere que el Dr. Brown Bear realiza demasiadas visitas a domicilio a Peppa y su familia y receta medicamentos innecesariamente, lo que confundiría a los padres en cuando al rol de los médicos, según consigna El Mercurio.

Además, agrega que la entrega de dichas recetas a síntomas simples por parte del médico de la serie y sus constantes visitas hacen creer a los padres que los pediatras siempre estarán disponibles y que siempre se debe medicar.