Calcinado, descuartizado y enterrado en la basura. Así fue encontrado por la policía argentina el cuerpo de Noemí Juarez, una joven argentina de 21 años que fue encontrada muerta en la norteña ciudad de Tucumán, en la zona más septentrional del país trasandino.

Según reporta La Gaceta, los autores del hecho habrían intentado ocultar el crimen quemando el cuerpo de la víctima y enterrándolo al fondo de la casa entre la basura. Por este aberrante hecho, fueron detenidos la madre de la joven, Lorena Frenoux, y su padrastro, Álvaro Adra, un también joven de 20 años que había llegado a vivir al domicilio tras tener una relación con la hermana de la víctima (Graciela), después de lo cual inició una con la madre (Lorena).

La hermana de Noemí, Graciela, habría denunciado a la pareja tras intentar contactar a su hermana y notar que la pareja no daba luces sobre su paradero y se ponían nerviosos al contestar.

La policía llegó al domicilio, donde tras identificar un fuerte olor a descomposición, se encontró el cuerpo descuartizado y quemado de Noemí enterrado al fondo del predio del domicilio; bajo un montículo de tierra y basura.

El fiscal de turno, Washington Navarro Dávila, ordenó la detención de la madre y la pareja, concluyendo la presunta autoría de este último en un posible homicidio, mientras que la mujer habría intentado encubrir los hechos.