Los cuadernos originales de Nicanor Parra, donde escribió anotaciones diariamente entre los años 90 y 2000 y una fotografía que le regaló Pablo Neruda al antipoeta son algunos de los objetos que la familia Parra reclama como robados.

Las pertenencias habrían sido sustraídas desde la casa de Nicanor en Las Cruces. Así lo relató su nieto, Cristóbal “Tololo” Ugarte: “A mi abuelo le falta una serie de cuadernos y que, por distintos medios hemos sabido que algunos los ha comprado César Soto, y otra cantidad fue a parar a la galería de Isabel Croxatto”.

“Tuvimos noticia de que una tal Constanza Franz habría dicho que Nicanor le había regalado cuadernos a ella, lo que es absolutamente falso. Y esos cuadernos llegaron a manos de Isabel Croxatto. Ahora no se sabe donde están”, agregó el joven.

El nieto de Parra habría estado trabajando junto a Emilio Cerda para realizar un inventario del antipoeta, cautos ante la vulnerabilidad del patrimonio de su abuelo. Sin embargo, fue en ese momento cuando se percataron de que faltaban valiosos objetos personales de su colección.

“Esto nos parece inaceptable; estamos hablando del poeta vivo más grande de la lengua y no se pueden estar vendiendo cosas por detrás sin consultarle al propio dueño”, argumentó “Tololo” Ugarte.

Por estos días, la familia, liderados por el nieto y su prima Josefa Parra estarían recibiendo asesoría del Consejo de Monumentos Nacionales para declarar la obra del antipoeta como monumento nacional, lo que le sumará restricciones a la posibilidad de venta o viaje fuera del país. Además, el nieto de Parra confesó que “mi abuelo está vivo y lúcido, y devastado con esta situación” y adelantó que perseguirán y se querellarán contra quienes resulten responsables.