Este martes, el diputado de RN Nicolás Monckeberg insistió en sus llamativas acusaciones de “pre corrupción” en contra de la presidenta Michelle Bachelet, luego de haber dado a conocer el concepto el pasado lunes en una entrevista radial donde afirmó además que es “evidente que debajo de la mesa hay un acuerdo” entre Bachelet y Alejandro Guillier.

Los dichos de Monckeberg se suman a la escalada de reclamos desde el piñerismo que acusan a la mandataria de “intervencionismo electoral” por el creciente número de actos públicos en los que ha participado junto al candidato oficialista.

Y si bien el mismo lunes la vocera de gobierno Paula Narváez calificó las afirmaciones del parlamentario como “una insolencia hacia la institución y hacia la persona” de la Jefa de Estado, este volvió a señalar a Radio Cooperativa que “cuando la Presidenta de la República, cuando la vocera de Gobierno, actúan al margen de la ley, interviniendo electoralmente, lo que están haciendo es notificarles a los funcionarios subalternos que ellos también pueden actuar al margen de la ley con tal de aferrarse al poder y tratar de hacer campaña para ganar las elecciones. Eso se llama precorrupción“.

Sin embargo, las acusaciones de Monckeberg y su nuevo concepto -quien además anunció que va a “presentar todos los antecedentes a la Contraloría”- no fueron tan bien recibidas en redes sociales, donde los usuarios las tildaron de “post verdad”, las sumaron a las denuncias previas del piñerismo de “votos marcados” y de que si Guillier gana el país se va a convertir en Venezuela, y calificaron al parlamentario de “oportunístico”, aludiendo a la palabra ocupada por el candidato presidencial durante el pasado debate de Anatel.