Este miércoles fue una jornada de toma de posiciones de cara a la segunda vuelta para el Frente Amplio. En la mañana lo hizo Izquierda Autónoma, luego en la tarde fue el senador electo Juan Ignacio Latorre. Todos ellos se pronunciaron a favor de Alejandro Guillier. A éstos, se sumó un rato más tarde el diputado Gabriel Boric (MA).

El parlamentario de Magallanes, a través de una carta publicada en su blog, confesó que durante los últimos días consideró la opción de anular porque le resulta “violento tener que optar entre dos candidatos que no me representan en lo absoluto”. Además, explicó que “no representan la vocación transformadora y anhelante de justicia e igualdad que comparten quienes han apoyado al Frente Amplio”.

Sin embargo, la misiva prosigue: “Hay quienes sostienen que un triunfo de la derecha no sería grave porque esto facilitaría la consolidación del Frente Amplio como mejor alternativa política. Creo que este análisis incurre en un profundo error, pues no considera las condiciones materiales de vida de miles de chilenos que se verían seriamente afectadas en su dignidad como personas“.

Y agregó: “Soy hombre, heterosexual, blanco, chileno y diputado. No soy yo quien sufriría las consecuencias de una derecha profundamente retardataria. Los mismos que se opusieron al divorcio, a la igualdad de los hijos nacidos fuera del matrimonio, que defendieron la dictadura y que hoy se oponen al aborto, al matrimonio igualitario, ven la inmigración como amenaza y quieren militarizar la Araucanía (como ha dicho explícitamente J.A. Kast) hoy tienen la posibilidad de volver a gobernar. Responsablemente, no puedo contribuir a ello”, concluye Boric.