Cuando ya quedan sólo cuatro días para la segunda vuelta presidencial, desde Izquierda Autónoma comunicaron este miércoles su decisión de votar por Alejandro Guillier en los comicios, incluso a pesar de que el candidato no incluyó las demandas y puntos claves del Frente Amplio dentro de su programa.

“Hemos decidido votar por Alejandro Guillier el 17 de diciembre. No seguiremos esperando cambios programáticos que no llegarán ni utilizaremos guiños de último minuto como razón aparente para decidir nuestro voto. Votaremos por Alejandro Guillier como un acto político para defender nuestro derecho a incidir en las medidas que adopte el Gobierno”, escribieron en un comunicado publicado a través de su sitio web.

En él, además señalan que “no nos da lo mismo quién gobierne. No seremos cómplices ni responsables de que asuma un gobierno que intenta clausurar el ánimo reformista instalado en la sociedad chilena” y agregan que “siendo oposición de un gobierno de Guillier, pensamos, la disputa por el tipo de reformas que Chile necesita sigue abierta”.

De todas formas, reiteraron que “su eventual gobierno no será nuestro gobierno y no trabajaremos en ni por él. Por el contrario, como FA tenemos una gran responsabilidad en un posible nuevo gobierno de la Nueva Mayoría: la presencia en el Congreso, como en las calles, se debe hacer valer”.

En el texto además deslizaron críticas al Frente Amplio al afirmar que “como IA,  propusimos previo a la primera vuelta, definir desde el FA los términos para abrir un debate con la candidatura de Guillier, de manera de presentar los elementos centrales del programa de Beatriz Sánchez y demandas sociales como condición para dar nuestro apoyo a la candidatura de la Nueva Mayoría. Sin embargo, con todos los elementos sobre la mesa y con la posibilidad de hacer de ese 20% de votación avances concretos en diversas demandas sociales, diferentes personas del FA, utilizando su posición de visibilidad, se resistieron a abrir el debate a tiempo, optando por postergarlo incluso hasta ‘la recta final'”. 

Por eso, aseguraron que “es necesario entonces realizar un juicio crítico al desempeño del FA en estas semanas y reflexionar sobre cómo una fuerza que obtiene un 20% en la elección presidencial, una bancada de 21 parlamentarios y cuya posición puede resultar clave para el desenlace de estas elecciones, termina a la espera de “guiños”, a disposición de “dejarse convencer” y sin capacidad de exigir respuestas claras a las demandas más sentidas por las mayorías”.

La declaración de la organización fue valorada tanto por la cuenta de campaña de Alejandro Guillier como por el senador socialista Camilo Escalona.