El apoyo de Manuel José Ossandón a la candidatura de Sebastián Piñera no fue por nada. El senador forzó al ex presidente -quien lo derrotó en las primarias de Chile Vamos- a asumir compromisos contra los que el empresario procuraba en contra solo semanas antes, como avanzar en la gratuidad en la educación y el fin a la cuestionada Ley de Pesca.

Aún así, la relación no ha sido fácil, debido a las constantes salidas de libreto del senador RN.

Hoy, en una extensa entrevista con El Mostrador, donde repasa ampliamente su apuesta por la construcción de una derecha “social” y no económica -como la representada por el piñerismo-, Ossandón reconoce que su apoyo puede no ser suficiente para el ex mandatario logre el triunfo el próximo 17 de diciembre.

Una de las sorpresas de la primera vuelta fue la altísima votación de la candidata del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, en Puente Alto, donde incluso obtuvo el primer lugar. La inclusión de Ossandón al comando piñerista apuesta precisamente a ese votante “popular” que lo apoyó en las primarias, pero que no optó por la opción de Piñera en la presidencial.

“No puedo asegurar que Piñera vaya a ganar en Puente Alto. Bajo ningún punto de vista. Hay mucha gente que va a votar por Piñera porque confía en mí. Históricamente, nunca ha ganado ningún candidato de la centroderecha y la derecha, salvo en la elección municipal y senatorial mía. Que Sebastián Piñera vaya a subir su votación, de eso no me cabe duda, pero que vaya a ganar en Puente Alto, eso, la verdad, es muy, muy difícil”, reconoce el senador.

Ossandón recalca una y otra vez en la entrevista su diferencia con la derecha que representa Piñera. El ex presidenciable afirma que en su sector han sido “presa de una derecha económica”, la que “ha ido desplazando la alternativa de una derecha social”. “A punta de porrazos esa derecha económica se ha dado cuenta de que no basta con un mensaje centrado solo en el crecimiento. Debe centrarse en la distribución solidaria de los beneficios, en una mayor red de seguridades, en mejores oportunidades y en condiciones más dignas para todos. Está bien defender el emprendimiento, la libre iniciativa y la capacidad de las personas para salir adelante con esfuerzo. Pero con eso no basta. Debemos ser capaces de empatizar y dar respuesta a quienes no gozan de las mismas ventajas que la derecha económica”, afirma.

Critica además que la derecha no avance en estas materias “porque su análisis se reduce solo a la evaluación económica (…) pero se olvidan de que detrás de los números hay familias que lo pasan mal, sueños truncados y mucho malestar ante una sociedad que no es capaz de igualar las oportunidades”.

“Mientras nos enorgullecemos de un país con ingresos de países desarrollados, con infraestructura de primer nivel, hay otro Chile que queda a metros de ese Chile exitoso que no queremos ver. El drama que hay en La Legua, la exclusión de La Pintana, entre otros, es algo que tenemos que revertir para demostrar que nos preocupan las carencias de la gente”, continúa el senador.

“Mi crítica se ha centrado siempre en la falta de coherencia que ha tenido nuestro sector. Nos decimos defensores de la libre iniciativa y del mercado, pero no hacemos nada contra la concentración que termina siendo abusiva contra los más pobres. Queremos las penas más altas para los delitos comunes y corrientes, pero miramos para otro lado cuando se trata de delitos de cuello y corbata, como las colusiones de farmacias o el financiamiento ilegal de la política”, justificando porqué es importante tener una nueva Ley de Pesca.