La posible llegada de la entrenadora Paula Navarro a la dirección del equipo masculino de Santiago Morning ha llamado la atención del mundo del fútbol de manera transversal. Mientras el hijo del dueño del equipo, Sebastián Nasur, corroboró la información asegurando que “es un desafío aportar a la igualdad de género, romper barreras. Si esta iniciativa da resultados, seguramente se quebrarán varios estigmas”, otros ponen en duda esa idea.

Desde el club aclaran que Navarro tiene la formación necesaria para asumir el cargo y es una opción válida. La DT será citada a una reunión con los directivos para discutir la posibilidad, pero la discusión aún está abierta.

En entrevista con El Deportivo, Elías Figueroa señaló que “hay mujeres que están capacitadas porque han hecho cursos y un tipo de preparación especial. El problema quizás será cómo entra al camarín. ¿Dónde se vestirán los jugadores? Otro tema es que el mundo del fútbol es bien machista, pero siempre tiene que haber una primera vez, en todo orden de vida. A mí me gustaría verla”.

En tanto, César Vaccia, ex técnico de la Universidad de Chile, señaló que le parece bien, ya que esto tiene que ver con las capacidades: “Ya tenemos fútbol femenino, en Europa hay un árbitro que es mujer. ¿Si estamos preparados? Yo creo que sí. Los futbolistas serían mucho más respetuosos con una entrenadora que con un hombre, pero es clave que la mujer deba tener la capacidad para conducir un grupo de trabajo”, argumentó.

Sin embargo, desde la otra vereda, Jorge Garcés, ex DT de la Selección Chilena -con un total de tres partidos: dos derrotas y un empate- manifestó una opinión disidente: “No me parecería lógico que ella, sin experiencia, asuma la banca de un equipo profesional. La mentalidad chilena no está preparada. Sería un poco incómodo, para los jugadores y para ella misma. No es lo mismo dirigir una Sub 15, una Sub 17. Ahí puede ser mucho más factible, pero un equipo adulto es diferente”.

“El fútbol es un deporte bastante especial, hasta por momentos agresivo. Agresivo en el vocabulario, en el modo de actuar. A mí no me agradaría ver desde una banca que la insulten desde una tribuna o un jugador del equipo contrario”, argumentó.

Sin embargo, desde el Colegio de Entrenadores, uno de los vicepresidentes del organismo señaló que “es bueno que los jugadores entiendan que a la mamás y a las hermanas hay que respetarlas. Puede servir para sacar el machismo en el fútbol. Acá se verá si el jugador chileno ha progresado en ese sentido. Es cierto que el manejo de camarín hay que vivirlo, pero ojalá que le vaya bien. Ya tuvimos una mujer Presidenta y también las hemos tenido en otros cargos importantes. El género no importa, importa la capacidad”.