Omarosa Manigault, la única asesora afroamericana cercana al presidente estadounidense, Donald Trump, fue destituida este miércoles de su cargo de directora de comunicaciones de la Oficina de Enlace Público de la Casa Blanca, tras una pelea verbal con el jefe de gabinete, el general John Kelly.

Rostro televisivo que saltó a la fama tras su participación en el programa “El Aprendiz”, que dirigió Trump, Manigault, de 43 años, fue obligada por agentes del servicio secreto a abandonar las instalaciones de la Casa Blanca. Sin embargo, su empleo acabará formalmente el 20 de enero. “¡Gracias Omarosa por tu servicio! Te deseo muchos éxitos”, tuiteó el presidente esa noche.

En una entrevista este jueves con ABC, Manigault desató una nueva polémica al afirmar que durante su estancia en la administración de Trump observó actitudes que le habían afectado emocionalmente y tenían que ver con su raza y la comunidad afroamericana. “He visto cosas que me han hecho sentirme incómoda, me han entristecido y afectado profundamente. Será una historia poderosa que todo el mundo querrá escuchar”, dijo.

Manigault llegó a la oficina del presidente por su amistad desde hace 14 años con él, a quien conoció durante su participación en el reality show. Fue miembro activo del equipo de Trump durante la campaña electoral de 2016 y participó en el comité ejecutivo de transición presidencial tras la victoria del candidato republicano. Sin embargo, las relaciones se deterioraron hasta que la situación estalló con Kelly: “Tuvimos una conversación directa sobre mis preocupaciones y los problemas que yo veía, y como consecuencia, dimití”, defendió la mujer.

Pese a la mujer ya ha perdido su acceso a las zonas más restringidas del edificio ejecutivo, todavía cobrará su sueldo de casi 180.000 dólares anuales durante el próximo mes. Ben Carson, el secretario de Vivienda, es el único otro afroamericano que trabaja en el entorno cercano al presidente.