“Chi chi chi, le le le, Viva Chile y Pinochet” fue uno de los cánticos de un grupo de adherentes a Sebastián Piñera que celebraron su triunfo en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

En medio de los festejos por la abultada victoria del empresario en su intento por retornar a La Moneda, partidarios del abanderado de Chile Vamos celebraron nuevamente -reviviendo el estilo de 2010, cuando Piñera resultó electo por primera vez- junto a una especie de escultura o busto del dictador Augusto Pinochet.

De hecho, entre las banderas que consignaron “tiempos mejores” y la prolífica presencia del emblema patrio, un sujeto de polera negra -con el rostro impreso de Pinochet- sostuvo la escultura con euforia ante la mirada atenta de los fotógrafos y la prensa local e internacional.

Uno de los hechos llamativos fue que el sujeto que sostenía el busto de Pinochet es el mismo identificado en las fotografías de 2010.

Mira algunas de las fotografías del momento:

Fotos de la celebración de 2010: