Un escenario incierto enfrentará Sebastián Piñera en su retorno a La Moneda. Mientras Chile Vamos celebra el resultado de la elección presidencial, los analistas comienzan a debatir cómo será el Congreso Nacional que enfrentará el empresario en su segundo mandato, que esta vez parece más fragmentado que en el periodo anterior.

El Senado vivió la renovación de la mitad de sus integrantes, con 19 parlamentarios de la Cámara Alta representando a Chile Vamos, mientras que la Fuerza de la Mayoría alcanzó 15 cupos. Sin embargo, la DC tiene un 6,9% de los escaños y el Frente Amplio cuenta con un 2,3% -gracias a la elección de Juan Ignacio Latorre en Valparaíso- podrían sumarse para complicar futuras propuestas legislativas del presidente electo.

Por otra parte, la Cámara de Diputados cuenta con 72 congresistas de Chile Vamos, mientras que la Fuerza de la Mayoría alcanzó 43 diputados. Sin embargo, esta vez hay que considerar la irrupción de una tercera fuerza, el FA, que cuenta con 20 diputados. Once de ellos pertenecen a Revolución Democrática. 

En tanto, la Democracia Cristiana tiene 14 diputados, además de los 3 representantes de la Coalición Regionalista Verde y la presencia de Marisela Santibáñez, la única diputada electa del Partido Progresista, además de un independiente.

De esta manera, Sebastián Piñera tendrá el desafío de enfrentar dos fuerzas políticas contrarias a su Gobierno, un escenario complejo si se considera la adhesión que algunas de las fuerzas políticas de Chile Vamos mantienen hacia proyectos controvertidos para el presidente electo, como el matrimonio igualitario o el aborto en tres causales. Un panorama muy diferente al que tuvo que sortear el empresario durante la gestión que asumió en 2010.