El diputado de la DC Gabriel Silber valoró los primeros resultados de la segunda vuelta, en los que Sebastián Piñera ya se sitúa como ganador. “Hay que masticar la derrota”, empezó el parlamentario.

Silber elaboró su argumentación sobre el triunfo de Piñera en torno a las constantes discrepancias entre la DC y la Nueva Mayoría (NM), sobre todo en el último año y a partir de las primarias. Fue en aquella primera votación para elegir presidenciable en los que por primera vez desde el retorno a la democracia la DC se presentó con candidata propia, Carolina Goic. “La NM dejó de serlo el 30 de agosto cuando en el Servel inscribió como coalición propia su lista parlamentaria y marginó a la DC”, dijo. Y agregó:  “Cuando Sebastián Piñera asume en 2010, Michelle Bachelet estaba en la vuelta de la esquina, había un proyecto político futuro. Hoy, en cambio, no se ve aquello, no hay candidato presidencial que aglutine a las diferentes fuerzas de la coalición”.

Precisamente estas diferencias provocarán, según el diputado, que “trabajar juntos al día siguiente sea mucho más lejano de lo que fue con la coalición que se articuló desde la oposición frente a Sebastián Piñera entonces”.

El DC acabó evidenciando su opinión acerca del costo que el conflicto que se desató para las primarias tuvo para el oficialismo: “Si uno ve el track electoral de 2017, uno ve una coalición de gobierno incapaz de tener un programa de gobierno único, de ponerse de acuerdo con una plantilla parlamentaria, de ponerse de acuerdo con un candidato de la coalición”. Y cerró: “Hoy estamos cosechando estas malas decisiones”.