Hace unos días, y como recuento del año, la plataforma de series y películas online Netflix reveló cuáles habían sido las preferencias de las chilenas y los chilenos a lo largo del 2017.

Entre los datos entregados, llamó la atención una información que muchos medios lo convirtieron en noticia: un/a compatriota rompió el récord de ver una misma película la mayor cantidad de veces. El film fue “Orgullo y prejuicio” (2005) y el número de reproducciones alcanzó las 278 veces.

“Me sé toda la película de memoria”

El medio Women-Talk fue quién la encontró. Su nombre es Andrea Guerrero, tiene 51 años, vive en Santiago y es madre de tres hijos que ya son veinteañeros.

Fanática de la historia de escrita por la británica Jane Austen que relata el amor y desamor de Elizabeth Bennet y Fitzwilliam Darcy, Andrea cuenta que la primera vez que vio la película “hace hartos años por el cable. La pillé en la última parte, así que no la alcancé a ver completa. En ese tiempo todavía estaba el Blockbuster, la busqué ahí y la encontré. La arrendé y la vi entera por primera vez. Después a mi hija le regalaron el DVD de la película y la vi hasta que se rayó el discoAsí que antes de Netflix yo ya la había visto ene, por lo menos dos o tres veces a la semana. Mucho más que 278 veces”.

La mujer asegura que “me sé la película de memoria” y que “siempre que la veo descubro algo nuevo. Un detalle o un personaje extra que no había visto, un gesto, una mirada”.

Consultada sobre las razones por las cuales le gusta tanto la cinta dirigida por Edgar Wright, Guerrero dice que “me gusta porque es súper feminista. Es una película que muestra el valor de la mujer como individuo, su opinión. La protagonista no está buscando al marido, como era en esa época. Ella busca cómo desarrollarse, por ejemplo con la lectura y bueno, las cosas que se podían hacer en esa época en realidad”.

“En la película hay un diálogo muy interesante con respecto a la mujer. Señor Darcy dice que para que le llame la atención una mujer tiene que tener tales cualidades, y esas tienen que ver mucho con la mujer actual, que tenga opinión, que se cultive a través de la lectura, etc. Entonces Elizabeth le dice que en realidad una mujer así como la que él describe tiene que haber muy pocas, y que daría miedo conocer a alguien así. Entonces aparece otro personaje y dice que tiene que tener un aire al caminar, pero todas las cosas hablando a partir de la vanidad, de una mujer como objeto”, agrega.

“¡Yo pensé que pasaba piola!”

Andrea revela también que ha visto la película hasta cuatro veces el mismo día. “Por los comentarios que leí, muchos decían que quizás yo dejaba correr la película. Y efectivamente muchas veces la ponía mientras tejía, por ejemplo, o en el computador pero igual escuchándola”, señala.

Además, la mujer afirma que se sorprendió cuando se enteró de las estadísticas de Netflix.”¡Yo pensé que pasaba piola! que nadie sabía lo que tú veías, que no existían estas estadísticas”.

Para finalizar, la orgullosa madre cuenta que ha influenciado a su familia respecto a su fanatismo por este drama de época. “Mi hija se casa este sábado, y ella también ha visto la película muchas veces. Sola y conmigo. De hecho, adivina con qué canción va a entrar hacia la ceremonia: con la de Orgullo y Prejuicio po. Jajaja”, remata.