“Que paja leer en muchos lados que ‘para ganar plata hay que trabajar’, ‘los ricos no se hacen por generación espontánea, se hacen ricos porque se sacan la cresta trabajando’, ‘estos flojos quieren que les regalen todo'”, parte el relato publicado por Camila Del Carpio Parra a través de su cuenta de Facebook, y que ha sido compartido por los usuarios de la red social.

Lo digo desde mi posición, no de familia rica, pero sí pudiente“, siguió la joven, que estudió Administración en la Universidad de Santiago. “Yo no me tuve que sacar la cresta para tener auto, me lo regalaron cuando salí de 4to medio; yo no me saqué la cresta levantándome temprano todos los días por 14 años para llegar a la hora al colegio después de viajar una hora colgando de la micro), porque me fueron a dejar en auto hasta que termine el colegio; yo no me saqué la cresta trabajando para pagarme los estudios, porque mi papá me pagó las dos carreras y yo salí a los 27 con dos títulos y sin ninguna deuda”, contó.

Sacarse la cresta no es una garantía de ser rico, si fuera así, habría mucha gente rica: la señora de población que con suerte llegó a 5 básico y se levanta todos los días a las 4am para ir a trabajar al otro lado de la ciudad (donde supuestamente viven los ricos esforzados) recogiendo basura para darle de comer a sus 5 cabros chicos (que tuvo no por negligencia, sino por ignorancia y violencia)”, relata la joven.

También serían ricos los que se sacaron la cresta para tener buenas notas en un colegio municipal de mierda con la idea de poder sacar un título, pero como la educación era tan mala, no les dio en la PSU y van a vivir endeudados hasta que sus hijos sean grandes por un título que más encima vale menos que el de una U tradicional y trabajan sobrecalificados para un puesto que solo pide cuarto medio con un sueldo que no les alcanza”, cuestiona.

Por eso, pone en tela de juicio el discurso que apunta hacia la cultura de los méritos. “¿Meritocracia?, perfecto, estoy totalmente de acuerdo. Pero meritocracia en igualdad de condiciones. Meritocracia cuando tuviste las mismas oportunidades que yo, cuando en tu jardín no te pegaban, cuando en tu colegio la educación era del mejor nivel, cuando no tenías que vender cosas en la calle para comprarte comida y podías dedicarte a estudiar, cuando en tu barrio habían espacios seguros para desarrollarse y no weones fumando y jalando en la esquina a las 2 de la tarde, cuando tenías el apoyo de tu familia, en lugar de vivir solo porque tu mamá tuvo dos empleos para poder mantenerte”, escribe.

Finalmente, la joven escribe que “las cosas no se van a solucionar condonando el CAE ni generando empleos pencas, pero que alguien venga a decirme que el rico es rico porque trabaja y el pobre es pobre porque es flojo, encuentro que es de un egoísmo, de un individualismo y un egocentrismo terribles”, y concluye: “No es así, yo tengo auto, depa, viajo tres veces al año por lo menos, salgo a comer a restoranes al menos 5 veces a la semana y no me he esforzado un puto día de mi vida. Así que NO acepto esa wea y creo que el chileno que piense eso es un egoísta de mierda”.

Que paja leer en muchos lados que “para ganar plata hay que trabajar”, “los ricos no se hacen por generación espontánea,…

Posted by Camila Del Carpio Parra on lunes, 18 de diciembre de 2017