Durante el pasado lunes, el Parlamento argentino logró aprobar la reforma previsional, tras 12 horas de debate, un paro y una extensa protesta en las calles de Buenos Aires. La discusión se desarrolló en medio de un clima de alta crispación social ante la propuesta de pensiones planteada por el gobierno de Mauricio Macri. 

Pese al rechazo que ha concitado la propuesta, que forma parte del segundo intento del oficialismo por convertir en ley el proyecto que regula los subsidios sociales a la pobreza y las pensiones, fue aprobada con 128 votos versus los 116 legisladores que votaron en contra y dos abstenciones.

La iniciativa modificará la jubilación de más de 17 millones de beneficiarios y elevará la edad de jubilación -de manera optativa- de los 65 a 70 años para los hombres y de los 60 a 63 para mujeres, ha provocado una férrea resistencia y despertó una serie de protestas en los barrios de la capital federal y en distintos puntos del país, que llevó a las y los argentinos a realizar cacerolazos, además de movilizaciones y violentos choques con la policía, con un saldo de numerosos detenidos y heridos.

El gobierno de Macri firmó un pacto fiscal con 23 de las 24 provincias, a cambio de la promesa de repartirles el dinero del ahorro fiscal que dejará la reforma, calculado en unos 5.500 millones de dólares. A través de esta propuesta, buscan reducir el déficit fiscal estimado en 5% del producto interno bruto (PIB).

Incluso las aerolíneas se sumaron al paro de 24 horas impulsado por los trabajadores, ya que esta mañana Latam Airlines informó que debido a la paralización, las operaciones permanecerán “canceladas para vuelos domésticos e internacionales en los aeropuertos de este país”.

Las protestas de los argentinos en contra de la propuesta de Macri y la acción de la policía -cuyos videos evidenciaron episodios de represión en contra de adultos mayores- terminó con un saldo de 162 heridos, entre ellos, 88 policías y 61 detenidos.  

Se espera que el presidente de Argentina realice una conferencia de prensa para referirse a la ley ya aprobada durante los próximos minutos.