Este miércoles, el Ministerio de Educación dio a conocer la alta efectividad del nuevo Sistema de Admisión Escolar creado por la Ley de Inclusión –que establece el fin a la selección en los colegios–, y que en cifras, para el año 2018 permitió que el 93,3% de los estudiantes que postularon obtuvo un cupo en alguno de sus establecimientos de su preferencia.

El sistema se implementó en las regiones de Tarapacá, Coquimbo, O’Higgins y Los Lagos para los niveles de prekínder, kínder, 1º básico, 7º básico y 1ºmedio, y en la región de Magallanes, para todos los niveles educativos (desde prekínder a 4º medio), y en números fueron 77.500 los alumnos que se vieron beneficiados.

Frente a los resultados, la ministra Adriana Delpiano aseguró que ellos desmienten la caricatura que se intentó imponer sobre el nuevo sistema. “Lo que vimos este último tiempo, esta idea de una tómbola que está sorteando cupos como en un bingo, no es real. Este sistema ha sido probado con éxito en muchas partes en el mundo” y agregó que “es una fórmula adecuada cuando no existe una oferta educativa equilibrada, pues permite que cada familia escoja el establecimiento para sus hijos”.

El proceso –que permite que las familias puedan elegir por orden de prioridad los proyectos de su preferencias y elimina entrevistas e informes socioeconómicos de los padres,– además arrojó que el 69,8% de los postulantes quedó seleccionado en su primera preferencia. Debido a ello, Delpiano contrastó el sistema actual con el anterior y recalcó que “antes, no nos enterábamos, era un proceso silencioso, de papás llenos de documentos que deambulaban en colegios, los que muchas veces escogían a la familia y no al niño”.

Para Delpiano, el nuevo sistema implica un cambio cultural. “Al principio cuesta asimilarlo, pero en tres años más esto será normal como muchos trámites en línea que hoy realizamos. Por eso, estamos contentos como ministerio, porque hemos dado un paso más en los temas de equidad”, explicó.

Los cifras además muestran que en el caso de la región de Tarapacá, el 93% de los postulantes quedó en alguna de sus preferencias; en Coquimbo, el 91%; en O’Higgins, el 95%, y en Los Lagos, el 95%. En el caso de Magallanes, en el que a partir de este año todos los niveles de enseñanza se sumaron a este proceso de admisión, el 88% de los postulantes quedó en alguna de sus preferencias, lo que para Delpiano demuestra que el sistema opera “de manera efectiva y muy similar”.

“Sería muy interesante medir en el futuro cuál es el impacto para las familias que postularon a colegios que antes jamás se habrían atrevido a postular, pues se autocensuraban, y hoy en cambio, sienten que pueden escoger”, agregó.

Finalmente, Delpiano explicó que para los 227 alumnos (03,% del total) que no quedaron en alguna de sus preferencias, “el sistema les asigna el colegio de mejor nivel que haya cerca de su casa, pero en ningún caso quedan en algún establecimiento categorizado como insuficiente por la Agencia de la Calidad”.