A través de una encuesta realizada por el Instituto Nacional de Derechos Humanos, que contempló a más de 2 mil chilenos mayores de 14 años -hombres y mujeres de todas las regiones del país- se evidenció que 7 de cada 10 personas son partidarios de restringir el acceso de migrantes a Chile.

Ante la pregunta “¿Está de acuerdo con medidas que limiten el ingreso de los inmigrantes a Chile?”, el 68,2 por ciento respondió que sí; una opinión que se profundiza entre las personas de menor nivel socioeconómico.

Al respecto, el INDH enfatizó que esto refleja una realidad preocupante “porque constituye un derecho esencial que las personas puedan moverse libremente y establecerse en lugares diferentes a su país de origen”, según consignó La Tercera.

Además, un 71,3% se mostró de acuerdo con la afirmación que señala que la llegada de inmigrantes a Chile provoca una mayor mezcla de razas. Del mismo modo, según la encuesta, un tercio de los chilenos se considera “más blanco” que el resto, Una idea que se reconoce parte de una composición diferente, ligada al occidente blanco propio del migrante europeo o argentino, en contraste con la realidad de países andinos como Perú y Bolivia.

El estudio constató que 8 de cada 10 chilenos han vivido situaciones cotidianas de racismo, desde “desprecio hasta hechos de gran violencia”. Además, un 76% declaró haber visto o presenciado hechos contra migrantes como menosprecio, burlas (78%), intimidaciones (66,5%), escupitajos (54,2%), insultos (79,8%), golpes (69,5%), agresiones sexuales (44,5%), apuñalamientos (58,7%) y asesinatos (51,9%).

Al respecto, un 25,5% declaró que estas agresiones contra extranjeros siempre han existido y no tienen solución, mientras que un 64,5% señaló que pueden solucionarse “si todos ponen de su parte”.

Puedes descargar aquí el Informe Anual del INDH 2017.