A solo unos días del triunfo de Sebastián Piñera en las elecciones presidenciales, la actriz Mariana di Girolamo, protagonista de la teleserie de Mega “Perdona nuestros pecados”, da su opinión política.

A pesar de que estudió en un colegio particular en el barrio alto, cuenta que hay una cosa que le enseñó su familia desde chica: Nunca jamás votar por la derecha. “Es una contienda familiar”, afirma. Por eso, en primera vuelta marcó su voto por la candidata del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, y en segunda lo hizo por Alejandro Guillier. No por convicción, si no como una forma de impedir que saliera electo el presidenciable de la derecha.

“Me parece fatal, catastrófico, que haya salido Piñera presidente. Detesto la figura de Piñera y todo lo que hay detrás. Es un retroceso. Tengo mucho miedo de lo que vaya a pasar con las leyes que se estaban empezando a conversar. Pienso en mis colegas homosexuales y las familias que quieren formar, en las mujeres que creemos en el aborto libre, en quienes estamos endeudados con la educación”, dice.

Se siente representada por el Frente Amplio, pero critica que el bloque no haya dado su apoyo a Guillier de forma más clara, fuerte y anticipada. “Para mí era importante que figuras que apoyo, como Boric, Jackson y Beatriz Sánchez emitieran un comunicado. Sé que la decisión del voto finalmente es personal, pero es bueno que den ese empujoncito porque uno quiere escuchar qué va a pasar con esa gente en que cree”, explica.

Pero tiene la esperanza puesta en el Frente Amplio: “No sé si alguno de ellos nos va a representar en cuatro años más, pero hay muchos que tenemos fe de que quizás en 8 años más alguno sea presidente de nuestro país. Por ahora, con la elección de Piñera, en el mundo cultural y actoral las temáticas de nuestros proyectos, obras y escritos seguirán siendo de opresión y no de liberación“, concluye la actriz