Después de conocerse sus vínculos con la constructora brasileña Odebrecht, el presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, se enfrenta este jueves a un proceso que podría llevarlo a su destitución al frente del gobierno.

Los líderes opositores iniciaron en el Congreso la sesión que resolverá si se impugna o no al mandatario. El grupo opositor Fuerza Popular, liderada por Keiko Fujimori, tiene mayoría en el Congreso y lidera la campaña a favor de la impugnación. Necesitarán 87 votos de 130, lo que supondría la destitución inmediata.

Quienes también anunciaron su voto a favor de la moción e vacancia por “incapacidad moral” contra el PKK fue la izquierda frentemaplista de Marco Arana.

“No hay manera, en las circunstancias actuales, de que cambiemos el voto. Nosotros cuestionamos este sistema lobista, de corrupción institucionalizada, de privatización del Estado”, dijo Arana. “Como están planteadas las cosas, votaremos por la vacancia. Este Presidente les mintió a sus electores, les ocultó sus conflictos de intereses. De eso no nos pueden echar la culpa a nosotros ni al fujimorismo”, añadió.

Si a los votos fujimoristas y del Frente Amplio se suman los del APRA de Alan García y dos independientes, que ya confirmaron su postura a favor de la destitución, se tendrían 88 votos.

La esperanza del oficialismo para salvarse es que el el fujimorismo de Fuerza Popular no vote en bloque, tal como lo hizo ante el pedido de interpelación al ministro José Hernández, donde 12 fujimoristas votaron en contra de dicha moción. Según El Comercio, Kenji Fujimori, hijo menor del ex dictador Alberto Fujimori, podría votar en contra de su propia bancada. De reiterarse esto, el fujimorismo tendría 70 votos.

En caso de que se apruebe la vacancia, el primer vicepresidente Martín Vizcarra tendrá que asumir el poder hasta completar el mandato de Kuzcynski. En caso de que Vizcarra no acepte o renuncie, la segunda vicepresidenta Mercedes Aráoz le correspondería la sucesión. Si ella decide dar un paso al costado, el titular del Congreso asume de manera interina hasta que se realicen unas nuevas elecciones.

Si es retirado del puesto, Kuczynski se convertirí­a en el primer presidente en el cargo destituido en América Latina como consecuencia del escándalo de Odebrecht.