La Real Academia Española (RAE) presentaron el pasado miércoles el nuevo Diccionario de la Lengua Española, con 3.350 nuevos términos, enmiendas y correcciones. Los nuevos tiempos traen desafíos para el lenguaje, aunque su director, Darío Villanueva, pone límites: “Nunca se elaborará con criterios de corrección política. La razón es simple: se destruiría“, sentenció.

A los especialistas de la RAE les gusta aclarar que la Academia no inventa, ni promociona palabras o expresiones, sino que se limita a recogerlas. En este sentido, la nueva edición agrega términos aceptados socialmente en el uso común en América -postureo, acoso escolar- y expresiones cotidianas como “un montón” o “saga”.

La RAE se tomó el tiempo para sumar nuevos conceptos, como “chakra” (los centros de energía de nuestro cuerpo en las filosofías orientales), “hummus” (pasta hecha con garbanzos), “posverdad” (distorsión de la verdad para manipular a un grupo”) y “vallenato” (música y baile propios de Colombia).

La discusión de género no se quedó ausente de la actualización de la Academia. Uno de sus ejemplos es la definición de “sexo débil” y “machismo”, que esta vez es planteada como “una forma de sexismo caracterizada por la prevalencia del varón”. También cambiaron las acepciones que se vinculaban a términos como jueza y diplomática.

“Estaban incluidas en el Diccionario incluso en las épocas en que las mujeres no ejercían esos cambios. Pero refiriéndose a ellas como las esposas del juez o el embajador”, reconoció Paz Battaner, coordinadora de la RAE.

En el pasado, machismo se resumía como “actitud de prepotencia de los varones respecto a las mujeres”. A la vez, la expresión “sexo débil” hacía alusión a un conjunto de mujeres con características que -se suponían- positivas. Hoy, añadió una connotación negativa y su utilización implica una intención “discriminatoria” o “despectiva”. 

También se sumó el término acoso escolar: “En centros de enseñanza, acoso que uno o varios alumnos ejercen sobre otro con el fin de denigrarlo y vejarlo ante los demás”, define la RAE.

Sin embargo, la Academia no sumó la palabra “heteropatriarcado” a sus definiciones, pese a que en recientes entrevistas afirmaron que evaluaban su inclusión. Por su parte, Wikipedia lo define como “un sistema sociopolítico en el que el género masculino y la heterosexualidad tienen supremacía sobre otros géneros y sobre otras orientaciones sexuales”.

Del total de 45 académicos que forman la RAE, 37 son hombre y solo 8 mujeres, lo que representa menos de un 18%. Por este motivo, diversas agrupaciones feministas acusan a la Academia de reproducir una ideología machista.