El Parlamento cubano aprobó extender hasta el 19 de abril del 2018 la actual legislatura, que debía concluir el próximo 24 de febrero después de la celebración de unas elecciones generales tras las que se espera que el presidente Raúl Castro sea relevado en el cargo.

La medida, propuesta por el Consejo de Estado -máximo órgano decisorio del país-, se tomó por “la situación excepcional” provocada por el paso del huracán Irma en septiembre pasado, que dejó en la isla diez muertos y millonarios daños materiales.

De acuerdo a la Constitución cubana, una legislatura solo puede extenderse “por acuerdo de la propia Asamblea en caso de guerra o en virtud de otras circunstancias excepcionales que impidan la celebración normal de las elecciones y mientras subsistan tales circunstancias”.

Según lo aprobado ahora por la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento unicameral) en su segundo y último pleno del año, la vigencia de las actuales asambleas provinciales del Poder Popular también se extiende, en este caso hasta el 25 de marzo, según un informe de la estatal Agencia Cubana de Noticias.

El vicepresidente Díaz-Canel como principal candidato

Las próximas elecciones generales cubanas suscitan un gran interés, ya que la próxima legislatura será la primera ocasión en seis décadas que la presidencia de Cuba no estará ocupada por un mandatario apellidado Castro, tras más de 40 años de Gobierno de Fidel Castro, sucedido en 2006 y hasta la fecha por su hermano menor, Raúl, de 86 años.

Aunque no se ha confirmado oficialmente, se prevé que el relevo de Raúl Castro sea el actual primer vicepresidente, Miguel Díaz-Canel.