El presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó este miércoles con cortar la ayuda estadounidense a los países que apoyen una resolución de las Naciones Unidas contra la decisión de su Gobierno de reconocer a Jerusalén como capital de Israel.

“Cogen millones de dólares, incluso miles de millones de dólares, y entonces votan contra nosotros. Bien, estamos controlando esos votos. Dejemos que voten contra nosotros, nos ahorraremos mucho, no me preocupa”, espetó. Añadió que “esto ya no es como solía ser, que podían votar en tu contra y entonces les pagabas cientos de millones de dólares y nadie sabe qué hacían con eso”.

La institución multilateral convocó para este jueves un asamblea general de emergencia. El texto que se someterá a consideración de los 193 miembros solicita que se declare “nulo y sin efecto” el movimiento de Washington sobre Jerusalén. También se pide en ese documento que se evite “cualquier decisión o acción con el propósito de alterar el carácter, el status o la demografía de la ciudad santa”.

Lo que salga de esta asamblea no tiene carácter vinculante, pero sí que representa un pronunciamiento de alta carga simbólica.

Veto en soledad

Ya el pasado lunes el gobierno de Trump quedó totalmente solo al perder por 14 votos a uno la resolución que pedía a los estadounidenses que dieran marcha atrás a su decisión sobre el cambio de capitalidad. Por primera vez en seis años, la delegación de Estados Unidos, encabezada ahora por la embajadora Nikki Haley, quedó en evidencia al recurrir al derecho a veto para bloquear el órgano de gobierno de la ONU.

Los líderes palestinos expresaron su convencimiento de que Estados Unidos ha quedado descalificado como mediador en la negociación entre Palestina e Israel. Como réplica al bloqueo, Turquía y Yemen, en nombre de los países árabes y de la Organización Islámica de Cooperación, reclamaron una asamblea de emergencia. En este organismo, ningún país tiene poder de veto.

Este martes, la embajadora Haley advirtió por carta, incluso a los aliados, de que el presidente Trump “está mirando” y “toma los nombres” de los países que voten este jueves contra el anuncio de llevar la embajada a Jerusalén. “Mientras piensan su voto, les hago saber que el presidente de Estados Unidos afronta este voto como una cuestión personal”, escribió Haley luego en su cuenta de Twitter.