La infartante final por el ascenso a la Primera B no concluyó con el ascenso de Vallenar ante Melipilla: tras el error cometido por Eduardo Gamboa, la Asociación Nacional de Fútbol Profesional tomó una medida inédita y decidió que los lanzamientos penales vuelvan a repetirse.

La polémica ocurrió en el penal de Juan Silva de Vallenar, quien detuvo la marcha de su remate, algo prohibido por el reglamento que rige desde mediados de este año. De hecho, hasta junio, en la ejecución de un penal en que lanzador y portero cometían una falta -como ocurrió con el jugador viñamarino- la pena máxima debía repetirse y al árbitro le correspondía amonestar a ambos. 

Sin embargo, la regla cambió. Desde mediados de septiembre, en caso de darse una falta entre ambos jugadores, el lanzamiento debe ser invalidado, contabilizándolo como perdido. Al ejecutante de campo le corresponde una tarjeta amarilla y el penal no puede repetirse.

Como Gamboa decidió repetir la ejecución tras el error de Silva, la ANFP señaló que la tanda de penales entre ambos clubes por el ascenso debe repetirse. En las próximas horas, la entidad comunicará la fecha y horario en que se realizará nuevamente la instancia, que definirá al equipo que subirá a Primera B.