Una planta, cultivada en enormes extensiones de territorio selvático en Colombia, fue lo que primero llamó la atención del fotógrafo chileno Carlos Villalón. Era el año 2000 y había sido comisionado para cubrir los diálogos de paz entre el gobierno de Andrés Pastrana y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Aquella primera experiencia llevó a Villalón a decidirse a investigar a fondo el fenómeno de la planta de coca y la cocaína en nuestro continente. Después de casi dos décadas investigando y fotografiando en zonas de conflicto, como Haití, Afganistán, Cachemira o Pakistán, Villalón llega ahora a Chile para presentar su nuevo proyecto “Coca, la guerra perdida”, en el que comparte sus reflexiones en torno a esta problemática social, instalada también desde hace muchos años en barrios y poblaciones de nuestro país.

El fotógrafo colabora de forma regular para medios como CNN, New York Times, Wall Street Journal, Newsweek y la revista VICE. El año 2003, la revista National Geographic se interesó por su trabajo en torno a la coca en Colombia y distintas zonas de Latinoamérica, y en el 2010 obtuvo el 2° Lugar del prestigioso concurso World Press Photo, con la imagen de un adolescente asesinado por rencillas entre los carteles de la droga en Medellín.

La muestra de Villalón se propone evidenciar como las comunidades que subsisten gracias al cultivo de coca terminan siendo contaminados por la otra cara de esta planta: la cocaína del hombre blanco”, y los efectos que el fenómeno tiene en nuestro país, con casos emblemáticos – aunque no únicos – como La Legua Emergencia, el sector más peligroso de esa población, donde las bandas del narcotráfico dominan las calles y se enfrentan a tiros.

La actividad tendrá lugar el próximo viernes 5 de enero a las 20 horas en La Puerta Azul (Girardi 1286).