El viaje de asimilar e internalizar los resultados de las elecciones presidenciales es necesario digerirlo y que se mueva por todo el cuerpo. Que las emociones se manifiesten y que el respirar ayude al entendimiento.

Se visualiza un gran momento para reducir el paternalismo y las expectativas hacia lo que hagan los otros, los del gobierno, y mirarnos como sociedad hacia adentro. Que como individuos y colectivos comencemos a fortalecer el vinculo colaborativo entre los que conectan desde su sentido común y sus necesidades con otros a los que les resuena lo mismo.

Que movimientos sociales, humanistas, conservacionistas, ambientalistas, por la salud, espirituales, artísticos, políticos, por la diversidad, por los animales, por la arquitectura y más comiencen a fortalecer sus vínculos, visión y trabajo, para así llegar a la acción de la mejor forma y aportar con sus propuestas complementarias a un país mejor, más igualitario en derechos y más consciente en su actuar.

Que los que estén en el gobierno entreguen toda su energía a lo que realmente solo se debe hacer en esas funciones, ya que de desviarse tendrán los ojos de todo el pueblo consciente encima donde cada salida de ruta será cuestionada y presionada a volver a sus rieles, ya que tienen que hacer nada mas que las labores de un gobierno.

A través de los Movimientos bien llevados las señales serán claras con respecto a que es lo que mueve a la ciudadanía en complemento a lo que pueda realizar el gobierno. Menos paternalismo más acción ciudadana.

Una oportunidad importante se abre dentro de este resultado democrático ocurrido.

Depende de nosotros.

Después de 4 años la Propuesta de gobierno que se nos presente vendrá más pulida de acuerdo al actuar ciudadano.

Manos a la obra será lo que venga por parte de los ciudadanos y que prevalezca el sentido común y el empoderamiento colectivo y consciente.

Que así sea.