Claudia Soto está parada al lado del banderín derecho del arco sur de la cancha N°2 de la ANFP. Levanta la vista, analiza la posición de sus compañeras y lanza el centro al segundo palo del arco de Gabriela Bórquez. Mientras la pelota va en el aire ella se adelanta, le gana la posición a Su Hellen Galaz y con un salto y un cabezazo a lo Iván Zamorano anota el segundo gol. Un gol que, a 5′ del final, prácticamente asegura el título 2017 para Colo Colo.

Aquel tanto, que definió el triunfo sobre Santiago Morning en la final del campeonato nacional, tuvo en Carla Valentina Guerrero Puelle (30) a la mejor jugadora del partido. No sólo aumentó la ventaja, sino que además dio una asistencia a Karen Araya tras una gran jugada colectiva que permitió abrir el marcador a los 36′ del primer tiempo. Y aunque el “Chago” descontó en los descuentos del complemento, el 2-1 final le permitió a las albas festejar el tricampeonato del fútbol y bajar la estrella N°13.

[Lee también en El Desconcierto: Eternas campeonas: De la mano de Karen Araya y Carla Guerrero, Colo Colo bajó su estrella 13]

De los 13 títulos obtenidos por el Cacique femenino desde 2008 en adelante, Guerrero ha estado presente en todos. Es más, son sólo tres torneos donde la zaguera no ha levantado la copa: Clausura 2015 (Palestino), Apertura 2016 (U. de Chile) y el campeonato anual de 2008 (Everton). Eso contabilizando la estrella que obtuvo en 2009 con Everton, justo un par de meses antes de caer en Colo Colo, el equipo en que ha sabido ser campeona.

Tras la victoria obtenida en el Complejo Deportivo Quilín a principios de diciembre, Carla se incorporó de lleno a los entrenamientos de la selección con miras a la Copa América 2018. A los trabajos de la Roja llegó muy contenta para cerrar un gran año, donde además de ser titular indiscutida y patrona de la retaguardia nacional, obtuvo un rendimiento que pone a las dirigidas por José Letelier como una de las selecciones con posibilidades de clasificar al Mundial de Francia 2019 y -por qué no- de ganar la copa.

En alianza con la Corporación de Fomento del Fútbol Feminino (Coffuf), El Desconcierto conversó con la defensa sobre su exitoso presente, los hitos de su trayectoria y el desafío mayor que se viene con Chile.

—Tu 2017 fue increíble: campeona con Colo Colo, finalista de la Copa Libertadores e inamovible en la selección, donde jugaste de igual a igual con varias potencias mundiales.
—Sí, fue muy satisfactorio tanto a nivel personal como grupal. Con Colo Colo ganamos el Apertura, el Clausura y aunque no pudimos ganar la Libertadores, fue un gran año para nosotras. Y con la selección también fue súper bueno, siento que se nos vienen cosas muy buenas. El partido que tuvimos con Francia fue espléndido, lo que hicimos con Argentina y con Perú… me siento muy tranquila por lo que hemos logrado tanto a nivel de selección como de club.

—¿Cómo viviste la final contra Santiago Morning? Fuiste la gran figura del partido, metiste un gol y diste el pase para el otro.
—A modo personal me sentí súper bien, muy cómoda y tranquila en las decisiones que tomé para el equipo. Pero hacer un gol y dar una asistencia, más que nada, ayudó para que ganáramos el partido. Yo lo veo a modo grupal.

—Colo Colo prácticamente ha monopolizado los éxitos en el fútbol chileno e incluso en los últimos años ha conformado la base de la selección actual.
—En Colo Colo nos hemos mantenido 5 años -incluso más- jugando juntas y ya nos conocemos prácticamente de memoria. En el camarín no somos todas amigas -eso no significa que tengamos algún problema-, pero ya nos conocemos al revés y al derecho, sabemos lo que le gusta a una u otra. Tenemos un buen grupo y dentro de la cancha dejamos todo.

—¿Cómo se vive la rivalidad en el fútbol femenino? ¿Hay insultos como en el caso masculino, por ejemplo, cuando hay un clásico con la U?
—No, la verdad es que todo lo contrario a los hombres. Nosotras tenemos la rivalidad que existe entre los clubes, pero no cae en nosotras como cae en los hombres. Las de la U obviamente nos quieren ganar porque nosotras venimos de ganar todo y ellas quieren destronarnos. Pero para nosotras jugar un clásico es querer ganarle a la U como querer ganarle a Palestino o a Santiago Morning. Quizás en redes sociales o en la prensa es distinto, pero nosotras no lo vivimos como en el fútbol masculino. La rivalidad se expresa sólo dentro de la cancha y después hasta conversamos sobre cómo fue el partido con las de los otros equipos.

/ Alejandra Fassi (colocolo.cl)

Yo soy mejor que las francesas

La carrera de Carla Guerrero está repleta de medallas, copas y éxitos. Se inició como juvenil en la U. de Chile, club en el que pasó al primer equipo con 16 años en 2004 y al cual se mantuvo hasta 2008. Ese año se mudó desde su natal Santiago hacia la V Región para estudiar Educación Física en la U. Católica de Valparaíso. En 2009 fichó por Everton y obtuvo su primer campeonato a nivel adulto.

En la PUCV estuvo sólo un año, y al mismo tiempo que se cambiaba a la U. de Valparaíso tuvo una de las tragedias más grandes de su carrera: se cortó los ligamentos jugando por la selección. Entre su tristeza y no saber qué haría, recibió el llamado inesperado de José Letelier, en ese entonces técnico de Colo Colo. “Sé que estás lesionada, pero quiero que te vengas igual; ven a hacer la recuperación acá, con nosotros”, le dijo. En Everton le dieron el pase, dejó la carrera y se volvió a Santiago en 2010.

Oriunda de Peñalolén e hija menor de su familia, Guerrero regresó a vivir con sus padres al sector de Rodrigo de Araya, en Ñuñoa. De vuelta en la capital, se dedicó únicamente a conquistar triunfos con Colo Colo: ganó todos los torneos nacionales entre 2010 y 2014, fue campeona de la Copa Libertadores en 2012 y se transformó en la mejor defensa del país.

Carla es simpática y muy alegre, esforzada y cariñosa con sus seres queridos. En la cancha, sin embargo, su actitud es distinta: ordena la zaga defensiva, le grita a sus compañeras, presiona a los árbitros y deja la vida en cada jugada. Desde el Coffuf es considerada la mejor central de la historia de Chile y aseguran también que actualmente es la mejor en su posición en todo el continente.

/ Carlos Parra (Comunicaciones ANFP)

—Hace unos días te integraste de lleno a los trabajos con la selección. ¿Cómo va la preparación de cara a la Copa América?
—Súper bien. Tengo mucha confianza tanto en el cuerpo técnico como en las jugadoras por las cosas que hicimos este año: el partido contra Francia, el 12-0 a Perú y la goleada a Argentina, lo que tuvimos con Brasil pese a los errores que cometimos… pero estamos a tiempo, los ánimos están a mil y podemos llegar al objetivo de la mejor manera.

—Con Brasil no jugaron mal, pero ellas sacaron ventajas en jugadas claves y ganaron ambos duelos por goleada. ¿Qué errores crees que se cometieron?
—Son momentos que una tiene de desconcentración. De hecho, yo le di un pase a Marta que después fue gol. Te puedes equivocar en un pase con cualquier jugadora, pero dárselo a la mejor del mundo es un error inmenso. Ahora me lo tomo con humor, pero en el momento estaba enojadísima. En fin, de esos errores vamos aprendiendo, nos quedan cuatro meses para remediarlos.

—¿Te parece que efectivamente hay cuatro o tres goles de diferencia entre Chile y Brasil?
—No. Los goles que ellas nos hicieron fueron por errores nuestros, pero el partido fue parejo. Esas mismas preocupaciones no las tuvimos, por ejemplo, contra Francia.

—Y eso que Francia atacó casi todo el partido, pero ustedes en la defensa estuvieron muy bien.
—Sí, en ese partido anduvimos súper bien todas: la Tiane (Endler), la Camila (Sáez), yo anduve bien también. Bueno, poca gente lo sabe, pero los dos partidos con Brasil los jugué enferma. Yo antes de entrar al primer partido vomité.

—¡¿Por qué?! ¡¿Qué te paso?!
—Tenía un virus que andaba dando vueltas. Y de todas las niñas, la única que lo tenía yo.

—¡Y jugaste igual!
—Claro, yo iba a jugar igual. Hay poca gente que sabe esto… de hecho, no lo sabe nadie, sólo las de la selección. Pero no sé si me afectó, igual siento que podría haber hablado más en la cancha, haber estado más concentrada con mis compañeras.

—La dupla defensiva que haces con Camila Sáez es la misma de Colo Colo y por eso se complementan bien. Tú incluso subes harto al ataque y tienes gol. Por lo mismo, hay gente que te compara con Elías Figueroa. ¿Qué te parece eso?
—Sí, desde el 2006 que me vienen diciendo que me parezco a Elías Figueroa. Yo en verdad nunca he visto jugar a Elías Figueroa, entonces cuando me empezaron a decir así les dije que prefiero que me llamen Carla, porque yo no tengo ningún referente. Hay niñas que dicen “yo quiero ser como Cristiano Ronaldo”, pero yo no tengo ningún jugador de referencia que diga “me encanta, quiero ser como él”.

—¿Ninguno? ¿Y jugadora que admires tampoco?
—¡Tampoco! Sí hay jugadoras que admiro, como Marta, pero en la defensa no hay nadie que admire. De hecho, en el partido con Francia yo las miraba y me decía a mí misma “yo soy mejor que ellas”, no puedo decir que me gusta otra jugadora. Sí me gusta, eso sí, lo aguerrido que es Gary Medel, porque yo tengo de eso. O lo jugado que es Arturo Vidal, porque si hay que trancar con la cabeza va. Yo también voy si hay que trancar con la cabeza.

—Hay una jugada contra Argentina donde te tiraste una barrida y la delantera siguió, pero tú te paraste y te tiraste otra al tiro. Por acciones como esa mucha gente que sigue el fútbol femenino dice que tú eres la mejor defensa de América. ¿Te sientes la mejor?
—Si lo fuera, yo tendría que estar jugando afuera. Y no lo estoy, sigo en Chile.

—¿Y te gustaría jugar en el extranjero?
—Sí, pero la oportunidad nunca se me ha dado.

Una mujer en un camarín de hombres

José Letelier, el actual técnico de la selección, lleva varios años trabajando junto a Carla Guerrero, tanto en Colo Colo como en la Roja. Por lo mismo, existe una relación de aprecio y cariño entre ambos, que también se ha expandido al resto de las jugadoras.

Casi todos los DT que han dirigido a Carla han sido hombres. Por lo mismo, tiene una opinión sobre lo ocurrido esta semana con Paula Navarro, la entrenadora que estuvo a punto de asumir en el equipo masculino de Santiago Morning y que, al final, fue bajada a última hora porque el capitán y arquero Hernán Muñoz señaló que no estaba de acuerdo. “Que una mujer esté en un camarín masculino se sale de contexto, por la comodidad de los jugadores”, dijo.

Guerrero explica que no está de acuerdo, que los hombres no tienen por qué pensar que siempre los van a dirigir hombres y que ese pensamiento es poco actual. “A mí me dirigió una mujer, Isabel Berríos, pero no tengo la más mínima complicación con un hombre. Cuando tenemos que cambiarnos de ropa, el profe nos espera en la cancha”, cuenta.

—Justamente la excusa que dio Hernán Muñoz es que ustedes también se sienten incómodas, pero que “ya encontraron la forma de evitar la incomodidad”.
—Eso no es verdad. A mí el profe nunca me invadió mi privacidad, él me dice “Carla, dile a las niñas que yo a esta hora voy a estar acá para que lleguen vestidas”. Yo encuentro que Paula tiene todas las capacidades y que va a ser bueno que ella gane experiencia, ya sea como DT o como ayudante.

—Dentro de lo malo, lo bueno del caso es que ayudó a visibilizar a las mujeres que se dedican al fútbol.
—Sí, lo de Paula ayuda al fútbol femenino para que las niñas se motiven. Quizás viéndola a ella quieran ser entrenadoras y estudiar en el INAF.

—Ustedes en Colo Colo y en la selección también están haciendo historia no sólo en lo deportivo, sino que en ser referentes para muchas niñas que quizás se motiven a jugar por ti, por la Tiane Endler, la Cote Rojas o la Pancha Lara.
—Sí, la verdad es que desde que yo me inicié hace un par de años atrás ha habido un avance enorme. Ha sido espectacular. La ANFP y Colo Colo se han portado un 7 con nosotras. Lo único que falta es que la televisión nos quiera transmitir y ahí muchas niñas más nos van a conocer. Pero la radio, los diarios y las páginas web se han portado súper bien con nosotras. Vamos de a poco, soñar es gratis y los sueños se pueden hacer realidad.

—Como el sueño de clasificar al Mundial o ganar la Copa América.
—Sí, queremos ambas cosas y estamos trabajando para eso. Hay muchas expectativas, yo quiero ir al Mundial porque nunca he ido a uno, entonces para mí es súper importante.

/ Carlos Parra (Comunicaciones ANFP)