La doble campeona del mundo de ajedrez, la ucraniana Anna Muzychuk, anunció este domingo que renuncia a defender sus títulos en el Mundial de partidas rápidas y relámpago que se va a celebrar estos días en Arabia Saudí. En un comunicado publicado en su cuenta de Facebook, Muzychuk, de 27 años, esgrime sus “principios” para no acudir a un país donde la tratarían como “una criatura de segunda” por ser mujer.

“Estoy dispuesta a defender mis principios y saltarme el evento, donde en cinco días esperaba ganar más de lo que consigo en 12 torneos juntos. Todo eso es molesto, pero lo más molesto es que casi a nadie le importa”, escribió Muzychuk.

Muzychuk se niega a aceptar las normas que impone a las mujeres este país, arraigado al wahabismo, una de las corrientes más estrictas de la interpretación del islam. “He decidido no ir a Araba Saudí. No jugar con las reglas de otro, no llevar abaya -la túnica larga que se lleva en los países árabes-, no ser acompañado al salir y no sentirme una criatura de segunda”, añadió.

Según informó el diario deportivo español Marca, la organización del Mundial había dado permiso para que las mujeres pudieran jugar sin llevar hiyab (velo que cubre la cabeza), pero imponía otras normas en el vestir: “trajes formales azul marino o negro, con camisas blancas, de cuello abierto o con corbata; y trajes de pantalón, con blusas blancas de cuello alto para mujeres”.

La de Muzychuk no será la única ausencia. Su hermana, Mariya, también ajedrecista, tampoco acudirá al Mundial de Arabia Saudí. Y tampoco estarán siete ajedrecistas israelíes a los que Arabia Saudí ha impedido la entrada en el país. Arabia Saudí no mantiene relaciones diplomáticas con Israel.