Durante esta mañana se conocieron los puntajes de la Prueba de Selección Universitaria que permite el ingreso a la Educación Superior. Tal como en años anteriores, los números tras el examen volvieron a evidenciar las desigualdades que se hacen sentir en el ámbito educativo. 

De hecho, fue la propia presidenta Michelle Bachelet quien lamentó este escenario en el desayuno con los puntajes nacionales de la PSU 2017 y cuestionó la ausencia de las mujeres entre ellos: “Una deuda pendiente que tenemos es que, de los puntajes nacionales, la gran mayoría son hombres”, reconoció.

“Tenemos que resolver un problema, porque sólo 24 son mujeres. Algo tenemos que hacer”, agregó la Mandataria.

En efecto, de un total de 151 estudiantes con puntaje nacional, solo 24 fueron mujeres, pese a que se estima representan el 53% de quienes rinden la prueba, mientras que 124 son hombres. Según datos del Demre, en 2015 solo 7 de 65 puntajes nacionales pertenecieron a mujeres, mientras que en 2016 solo fueron 44 de un total de 163 puntajes destacados.

Además, la prueba también dejó en evidencia las profundas desigualdades económicas en la educación, ya que el top de 116 mejores puntajes pertenecen a colegios particulares, mientras que 20 provenían de colegios municipales y 15 de establecimientos subvencionados.

De esta manera, un 77% de los puntajes máximos de la prueba de ingreso a la educación superior provienen de recintos privados. Un alumno logró el máximo de 843 puntos promedio en las pruebas de lenguaje y matemáticas, además de otros 9 puntajes máximos en lenguaje; 117 en matemáticas, 14 en historia y ciencias sociales y 10 en ciencias.

Pese a haber pedido la calificación de excelencia académica, el Instituto Nacional volvió a liderar el ranking de puntajes nacionales con 15 alumnos destacados. Le siguen el Colegio Tabancura con 7; el Verbo Divino con 5; y el Everest, San Gabriel y San Anselmo, con 4 puntajes nacionales cada uno.

A diferencia de otros años, durante esta versión de la prueba, el Consejo de Rectores (Cruch) no facilitó la lista oficial de puntajes máximos a las universidades, con el objetivo de resguardar la información para el día oficial de entrega de resultados.