A través de una declaración pública, la Asociación Red de Investigadoras manifestó su preocupación ante el nuevo sumario por acoso sexual que enfrenta un académico de la Facultad de Ciencias de la Universidad Austral de Chile (UACH). 

Además de adelantar que pondrán los antecedentes y declaraciones de las víctimas a disposición de los organismos competentes, las científicas señalaron que la academia es un espacio donde muchos acosadores pueden actuar con impunidad.

“Un reciente estudio encargado por Conicyt revela que un gran porcentaje de las directivas (54%), académicas (41%) y estudiantes (39%) encuestadas señalan haber recibido piropos o galanterías con alguna connotación sexual. A su vez un 12% de las académicas y un 9% de las estudiantes, han recibido propuestas sexuales no deseadas. Finalmente un 31% de las directivas, 13% de las académicas y 16% de las estudiantes han recibido contactos físicos inadecuados. Por cierto, y a pesar de no estar visibilizadas en la encuesta, el acoso sexual también es una realidad para las mujeres que desempeñan indispensables funciones administrativas en la academia”, sentenciaron.

Debido a su naturaleza oculta, esta situación permanece escondida en las instituciones y cuesta pesquisar, debido al miedo de las víctimas a las represalias tras la denuncia.

“Esto puede deberse a una falla estructural en nuestra sociedad, de la que el sistema académico chileno hace eco. Ello por cuanto, entre otras cosas, no hace lo suficiente para visibilizar estas situaciones reñidas con el ethos académico, ni para prevenir, o por último brindar el acompañamiento y la seguridad necesaria a las mujeres para que puedan denunciar este tipo de violencia sin temer efectos negativos”, sentenciaron.

Además, las mujeres investigadoras recalcaron que las mujeres son doblemente victimizadas tras las denuncias, con procesos sumarios en donde deben seguir conviviendo en el mismo espacio con el acosador, además de vivir un retroceso importante en sus carreras académicas y/o laborales, “debido al estrés permanente y el temor a ser juzgadas, agredidas y silenciadas por su posición de subordinación”.

En su declaración, las científicas sostienen que las universidades están obligadas a resguardar los derechos fundamentales de las personas: “Consideramos que es obligación tomar estos casos con la seriedad y transparencia que amerita, además de realizar las modificaciones necesarias estructurales o funcionales que aseguren el bienestar de todos sus integrantes”, manifestaron.

“Como Red de Investigadoras nos movilizamos en contra de que nuevamente la impunidad en esta materia sea la norma en la UACH. No estamos solas, otras organizaciones de la sociedad civil que promueven la equidad de género y defienden los derechos de las mujeres en todo ámbito en Chile nos acompañan en esta misión”, recalcaron.

Por último, hicieron un llamado a las autoridades de la Universidad Austral para que reaccione con la máxima severidad ante la denuncia denuncia de acoso sexual: “Queremos justicia para todas las estudiantes y administrativas que han padecido agresiones; no descansaremos hasta que así sea”, finalizaron.