Los acercamientos del mundo comunista al Frente Amplio están a la orden del día. Ya consumado el triunfo de Sebastián Piñera en la presidencia, los partidos comienzas a proyectar cómo serán los años venideros, sobretodo ante la correlación de fuerzas que tendrán en el nuevo Congreso que se instalará en marzo de 2018.

Y ante la derecha en el gobierno, desde el Partido Comunista planean tender puentes con todo lo que se pueda llamar oposición. En entrevista con La Tercera, el presidente del PC, el diputado Guillermo Teillier, llamó directamente a “un proceso de unidad amplio y sin exclusiones desde la DC hasta el Frente Amplio”.

Eso sí, el parlamentario reconoce que habrá resistencia en ambos extremos. “Si no logramos hacer un esfuerzo y juntarnos para determinar los objetivos que nos unen para seguir avanzando, y no poner tanto el acento en lo que puede desunirnos, creo que no tendríamos mucho futuro en las próximas elecciones”, aseguró.

Uno de los primeros acercamientos concretos se dará pronto, ante la conformación de la nueva mesa de la Cámara. Ahí, el Frente Amplio deberá decidir si pacta con la Nueva Mayoría para dirigir uno de los cuatro años la testera de la Cámara Baja. En contrario, la DC se debate entre pactar con el actual oficialismo (más el FA) o con Chile Vamos.

Las críticas a esos acercamientos al interior de cada colectividad son calificadas como “posiciones inmediatistas de coyuntura” por parte de Teillier. “Cuando empecemos a vernos las caras en el Parlamento con el gobierno vamos a sentir la necesidad de ser una oposición unida, estoy seguro”, dijo el diputado.

Respecto a las razones del triunfo de Piñera, Teillier se lanzó con su análisis: “La derecha empezó a trabajar este triunfo el mismo día que ganó Bachelet. Y lo hizo por todos los medios. Hicieron uso de recursos judiciales, políticos, y los usaron bien. Luego vino el golpe maestro de todo esto, que fue el caso Caval. De alguna manera, ahí, aunque la Presidenta no tenía nada que ver, se la involucró y creo que desde ese momento comenzó a vislumbrarse que las cosas no iban a venir tan bien para nosotros”.

Ahora, advierte que la derecha “tiene todas las herramientas y toda la fuerza” para gobernar por un período de ocho años. “Entonces, nuestra tarea es difícil, no es fácil. Y yo espero que eso lo comprendamos todos. Pero el primer paso para ser una coalición confiable es, de verdad, unirse, de verdad tener una coordinación eficaz”, finalizó el parlamentario.