Una jornada decisiva se vivirá el próximo miércoles 27 en la Intendencia Regional de Valparaíso, ya que a las 15:30, el Comité de Evaluación Ambiental se reunirá para pronunciarse sobre los recursos interpuestos por las comunidades indígenas del interior de la V Región, quienes rechazan la aprobación de la Termoeléctrica Los Rulos, un proyecto de la empresa IC Power que se emplazará en el sector Los Laureles, cerca de la Reserva de la Biósfera La Campana-Peñuelas en Limache.

La iniciativa considera funcionar con gas natural y ocupará petróleo diésel como combustible de respaldo en casos de emergencia, y la energía que produzca será conectada al Sistema Interconectado Central (SIC). Sin embargo, desde las comunidades aymara, mapuche y diaguita aluden a que el proyecto que implicará el consumo de más de 300 mil litros de agua diarios y emisiones de material particulado que desembocarán en la Reserva de la Biosfera La Campana y el lago Peñuelas.

Además, denuncian que la empresa a cargo no realizó las consultas pertinentes, lo que transgrede las disposiciones del artículo 169 de la OIT (Organización Internacional del Trabajo). En tanto, desde IC Power señalaron a Emol en abril de este año que “cualquier comunidad que quiera expresar su voluntad podrá hacerlo, pero eso no afecta a su construcción”.

La reunión de este miércoles será encabezada por el el Intendente Gabriel Aldoney (PS), solo unas semanas después de que Michelle Bachelet fuera reconocida por la comunidad internacional como un liderazgo político garante del medio ambiente.

Por lo mismo, las organizaciones Asociaciones Indígena Multicultural Pachakuti, Asociación Indígena Antu Tripantü, Asociación Indígena Witrapurran y Asociación Indígena Artesanos de Pueblos Originarios (ADEPO) convocaron a una manifestación que se realizará al mismo tiempo que la sesión definitoria para exigir que se ponga luz roja al proyecto y se realice una consulta indígena a los habitantes de la zona.

El diputado electo del Frente Amplio y del distrito afectado, Diego Ibáñez Cotroneo (MA), aseguró que “el gobierno tiene dos caminos. Uno, decidir a favor del negocio energético, incumpliendo los principios del protocolo de París ratificados por el Estado de Chile, o decidir a favor de una ciudadanía que se ha movilizado por su derecho a vivir sin contaminación. Particularmente, a los pueblos y comunidades indígenas de Marga-Marga que se declaran inconsultas, vulnerando tratados internacionales contenidos en el convenio 169 de la OIT y que también ha sido adscrito por Chile”.