La Corte de Santiago decidió absolver a 68 de los 75 condenados por el secuestro calificado de la secretaria y estudiante de nutrición y dietética María Angélica Andreoli, ocurrido en agosto de 1974. El crimen de la militante del MIR se enmarcó en la denominada Operación Colombo, una estrategia planeada por la DINA para encubrir la desaparición forzada de 119 personas.

La decisión unánime -tomada por las ministras Marisol Rojas, Elsa Barrientos y el abogado Héctor Mery- impuso una pena de 13 años de cárcel a los agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional Pedro Espinoza, Miguel Krassnoff Martchenko y Raúl Irrutiaga Neumann, en calidad de autores. César Manríquez Bravo fue condenado a 10 años.

El ministro Hernán Crisoso estableció que la joven de 27 años fue detenida en su domicilio en Las Condes, para luego ser trasladada a Londres 38, donde permaneció sin contacto con el exterior, “vendada y amarrada, siendo continuamente sometida a interrogatorios bajo tortura”.

Además, se informó que “las publicaciones que dieron por muerta a la víctima Andreoli Bravo tuvieron su origen en maniobras de desinformación efectuadas por agentes de la Dina en el exterior”, según consignó El Mercurio.

Sin embargo, el fallo del tribunal de alzada también señaló que “existen antecedentes suficientes de participación en el ilícito investigado” de Nelson Alberto Paz Bustamante, José Enrique Fuentes Torres y Osvaldo Pulgar Gallardo. A ellos les corresponde el presidio mayor en su grado mínimo, es decir, entre 7 y 10 años.

Además, la resolución establece que para una decena de los acusados absueltos, “si bien estos reconocieron que eran los encargados de cumplir con las órdenes de averiguación sobre subversivos y que dicha información era entregada a sus superiores, no puede imputárseles alguna función destinada a la detención o encierro de María Angélica Andreoli en los centros de detención a los cuales fue llevada -Londres 38 y Villa Grimaldi- y su posterior desaparición”.

Foto: Villa Grimaldi.

Aunque no es la primera vez que se absuelve de manera masiva a condenados por Operación Colombo, sí se trató de la decisión más numerosa.

Según consigna el sitio de memoria Villa Grimaldi, el testigo Román Barcelo Olave sentenció que compartió prisión con Andreoli en Londres 38.

“Del interrogatorio fue testigo presencial ya que a ella la violaron constantemente uno y otro aprehensor y le preguntaba por algo que ella decía que estaba en el velador de su casa y otros lugares. Salían los secuaces del guatón Romo, quien dirigía los interrogatorios y al regresar sin nada volvían a interrogarla y a gritarle groserías porque según ellos los había engañado”, relató el fallo judicial.

A través de los gritos de la joven, se enteró que era víctima de inyecciones con pentotal, “ya que los aprehensores se decían entre sí que fuera inyectada nuevamente”, describió. El testigo también aseguró que fue Osvaldo Romo Mena quien terminó con la vida de la joven mirista.