El Gobierno de Israel estudia que la estación de tren que construirá cerca del Muro de las Lamentaciones lleve el nombre de Donald Trump, informó este miércoles el ministro de Transportes, Yisrael Katz, según el diario israelí Yedioth Ahronot.

“El Muro de los Lamentos es el lugar más sagrado para el pueblo judío y he decidido llamar a la estación que conduce a este lugar con el nombre del presidente de EE.UU.”, señaló Katz. Cabe recordar que al lado de este complejo sagrado se encuentra también la mezquita de Al-Aqsa, el tercer lugar más sagrado para el islam, después de la Meca y Medina, por ser el punto desde donde el profeta Mahoma subió al cielo el año 621.

La futura estación ferroviaria, que las autoridades israelíes construirán en el barrio judío de la Ciudad Vieja de Jerusalén, llevará el nombre de “Donald John Trump” como agradecimiento por “su valiente e histórica decisión de reconocer a Jerusalén como la capital del Estado de Israel”, en palabras del ministro.

“La estación Donald Trump” será una de las dos instalaciones ferroviarias que el Gobierno israelí pretende construir como extensión de una nueva línea de alta velocidad que conectará Tel Aviv con Jerusalén, pasando por el aeropuerto Ben Gurión y la ciudad de Modiín.

El coste del proyecto de la infraestructura ferroviaria, la primera de alta velocidad que va a haber en Israel, supondrá un gasto público de más de 605 millones de euros, indicó el responsable de Transporte israelí.