Los trabajadores y trabajadoras de la Clínica Valparaíso, agrupados en el Sindicato Único que reúne a enfermeras, nutricionistas, paramédicos, administrativos y auxiliares, cumplen ya dos semanas de huelga exigiendo mejoras salariales. La empresa ha mantenido una posición intransigente, ofreciendo un 2,9% de reajuste, lo que en la práctica significa para un alto porcentaje de los trabajadores de la clínica que reciben el sueldo mínimo, un aumento en dinero de alrededor de $7.700. Por su parte, los trabajadores y trabajadoras solicitan un aumento parejo de $40.000, independiente del sueldo.

La Clínica Valparaíso pertenece a la Empresa Red Salud, vinculada a la Cámara Chilena de la Construcción, y en su página web se define como “la red de salud privada más grande de Chile”. Cuenta con una red de centros médicos y clínicas desde Arica a Punta Arenas.

Insertas en el modelo neoliberal que impera en nuestro país, en donde la salud ha dejado de ser un derecho universal y se ha transformado en un bien de consumo, los objetivos de las empresas privadas de salud, en general, están orientados obtener la mayor ganancia posible, lo que se puede concretar gracias al trabajo realizado por sus trabajadoras y trabajadores. Tal como sucede en nuestra sociedad, la distribución de las ganancias tiene un carácter desigual, en donde quienes producen la riqueza reciben salarios bajísimos.

Precisamente eso es lo que explica un pequeño afiche pegado en los ventanales de la clínica, en donde se puede leer: “Clínica Valparaíso gasta millones en publicidad y no aporta a aquellos que levantamos su imperio día a día. ¡No más abusos salariales!”. O en uno de los lienzos desplegados en el bandejón de la Avenida Brasil que dice: “Directorio: compartan la torta con los trabajadores”.

Para poder conocer de primera fuente la situación de esta movilización, conversé con el Presidente del Sindicato único de la Clínica Valparaíso, Francisco Menares, quién me explicó las razones de esta huelga y cuáles son sus demandas específicas. Al respecto manifestó:

“Llevamos 14 días en huelga, desde el 14 de diciembre, porque en una mediación obligatoria en la Inspección del Trabajo no llegamos a acuerdo en lo que es la parte salarial. Nosotros como trabajadores pedimos cuarenta mil pesos de reajuste al sueldo. La empresa lo que nos ofrece es un 2,9 %, muy por debajo de nuestras expectativas. Dado el incremento y el gran crecimiento que ha tenido esta clínica en infraestructura, equipamiento, camas, de un tiempo a esta parte ha crecido mucho, eso no se ve reflejado en los trabajadores, en el salario, en el sueldo. Esa es nuestra demanda actual. Además los sueldos de mercado están muy por sobre los sueldo que recibimos nosotros, somos los que tenemos los sueldos más bajos comparados con otras clínicas de la región”.

—¿Quiénes son los dueños de la clínica?
—Los dueños son privados, pertenecen a un Directorio en Santiago, Red Salud, Cámara Chilena de la Construcción. La cabeza acá en la Clínica Valparaíso es Alejandro González, él es la cabeza acá de parte de gerencia.

—¿Y los médicos que rol cumplen?
—La mayoría de los médicos son funcionarios, pero hay algunos médicos que se sabe que son accionistas y parte de la empresa.

—¿Cuál es el sueldo que reciben los trabajadores?
—Hay que tener en cuenta que el sueldo mínimo sube ahora en enero a $276.000 y el reajuste de 2,9 % al sueldo de $270.000 que está dentro de la clínica llega como a $278.000. El mayor porcentaje de trabajadores al interior de la clínica está con un sueldo de $301.000. Nosotros somos un sindicato único que no está dividido por estamentos y agrupamos a enfermeras, nutricionistas, paramédicos, auxiliares, administrativos.

En medio de las fiestas del consumo de navidad y año nuevo, los trabajadores y trabajadoras de la Clínica Valparaíso nos muestran con su movilización que las campanas de “noche de paz, noche de amor”, junto a los deseos de “próspero año nuevo”, sólo resuenan alegremente en los oídos de empresarios, directores y gerentes.