La Casa de Bello implementará un Reglamento Especial de Corresponsabilidad que permitirá, entre otras cosas, que estudiantes hombres y mujeres puedan tomarse dichos periodos, ofreciendo así una mayor flexibilidad académica para padres universitarios. La iniciativa se suma a la implementación de los primeros jardines infantiles de la red pública JUNJI al interior de cuatro campus universitarios. La primera de estas instalaciones, a las que podrán acceder estudiantes, académicos y funcionarios, será inaugurada en Beauchef en marzo.

El año 2018 marcará un momento clave para la Universidad de Chile en el desarrollo de diversas acciones institucionales para que estudiantes, académicos y funcionarios puedan conciliar actividades universitarias y responsabilidades familiares. Uno de estos hitos será el establecimiento del Reglamento Especial de Corresponsabilidad, cuerpo regulatorio dirigido a los estudiantes que materializará parte de la Política de Corresponsabilidad aprobada por la Casa de Bello el pasado mes de junio.

El documento, que reconoce la crianza de los hijos como una labor compartida que no sólo recae en ambos padres sino también en agentes del Estado, como en este caso la Universidad, busca regular las condiciones específicas para compatibilizar las responsabilidades académicas y familiares. La implementación de esta nueva institucionalidad, actualmente en su último trámite de aprobación ante el Consejo Universitario, es uno de los proyectos más importantes en materia de corresponsabilidad que la Universidad de Chile pondrá en marcha durante el 2018.

Uno de los puntos emblemáticos de esta iniciativa comprende el establecimiento de un período prenatal de seis semanas y un postnatal de 24 semanas, derecho al que podrán acceder todos los estudiantes de la Casa de Bello en su condición de padres. Otras medidas impulsadas en el marco de este reglamento buscan además garantizar la flexibilidad académica respecto a la rendición de evaluaciones, porcentajes de asistencia, prioridad en inscripción de asignaturas y permisos asociados a enfermedades de los hijos. Estas son algunas de las facilidades concretas que la iniciativa plantea para que padres y madres no se vean perjudicados en sus estudios.

Jardines infantiles y salas cuna

El próximo año será clave también por la apertura de los primeros jardines infantiles y salas cuna en cuatro campus de la Universidad de Chile: Beauchef, Campus Sur y Norte y Juan Gómez Millas. El proyecto, generado a partir de un convenio suscrito en el 2015 con la Junta Nacional de Jardines Infantiles (JUNJI), permitirá entregar servicios de cuidado y educación inicial a hijos de madres y padres de los distintos estamentos.

La pionera propuesta de la red pública de jardines y salas cuna al interior de un espacio universitario será abierta a la comunidad, pero tendrá como público preferente a los estudiantes con hijos de hasta cuatro años. En el caso de académicas, funcionarias y trabajadoras a honorarios, el beneficio se extenderá a madres con hijos entre dos y cuatro años.

El próximo mes de marzo será estrenado el jardín infantil y sala cuna del campus Beauchef, obra de 433 metros cuadrados que tendrá la capacidad de atender a 20 lactantes y 28 párvulos. El recinto, actualmente en fase de terminación, será el primero de los cuatro de este tipo que la Casa de Bello pondrá en marcha durante 2018. La infraestructura contemplada para Campus Sur, Campus Norte y Juan Gómez Millas, en tanto, ofrecerá el servicio a cerca de 140 lactantes y casi 200 párvulos, en total.

Para Carmen Andrade, directora de la Oficina de Igualdad de Oportunidades de Género de la Universidad de Chile, una de las unidades detrás de esta y otras iniciativas de corresponsabilidad, más allá de las medidas concretas “esto tiene como fondo impulsar un cambio cultural. En Chile siempre se ha entendido que el cuidado de los niños, de los ancianos y de los enfermos es una tarea asignada a las mujeres. Lo que estamos diciendo a través de esto es que el cuidado de las personas es una tarea fundamental que no puede seguirse entendiendo como una labor privada de las familias o de las mujeres. El Estado, las empresas y las universidades tienen responsabilidades en el cuidado”.

La directora destacó además que la Universidad también está avanzando en la definición de los instrumentos que permitirán disminuir las brechas de género en la carrera académica. La propuesta, en este ámbito, busca propiciar la igualdad de oportunidades de hombres y mujeres en el estamento docente a través de medidas que permitan ponderar las barreras que enfrentan las mujeres en su desarrollo profesional y jerarquización académica.