Este viernes, el Ministerio de Educación confirmó el cierre de la Universidad Iberoamericana, ya que el plantel no cuenta con la “viabilidad financiera necesaria” para seguir cumpliendo sus compromisos.

La cartera informó al rector Héctor Jara que “no se puede garantizar la continuidad del proyecto académico” y les comunicó sobre el cierre programado de tres años. El plazo tiene por objetivo asegurar que los estudiantes puedan terminar sus estudios o reubicarse en otro plantel. 

Alejandra Contreras, jefa de la División de Educación Superior del Mineduc, explicó que el proceso comenzó en abril y que la investigación contempla un trámite definido por ley: “Los últimos antecedentes se recibieron en noviembre, por lo que comunicar esto no podía hacerse antes. Es una decisión que se debe tomar con mucha responsabilidad”.

Los antecedentes expuestos evidencian que la Universidad Iberoamericana tiene una deuda de cinco veces su patrimonio. El déficit es de $3.985 millones, entre deudas previsionales, juicios laborales, juicios con proveedores y casi mil millones en sueldos impagos. 

Debido a que el Mineduc tiene algunos problemas para acceder a la información académica de los estudiantes del plantel, Contreras llamó a que los apoyen en la reubicación de al menos 2.500 alumnos que se verán afectados con el cierre.

A los jóvenes que están en proceso de matrícula para primer año, se les recomendó informarse sobre el proceso de cierre y se les recordó que “no es óptimo” optar por dicha universidad.