El hijo de Alejandro Guillier, Andrés Almeida, hizo un balance de la campaña presidencial de su padre donde criticó a los partidos políticos y su rol en la campaña presidencial.

“Hicimos lo que teníamos que hacer. Lo que pasa es que no vimos lo que sucedió por el otro lado. Descuidamos el centro social, como dice Longueira”, señaló el periodista a la revista Sábado.

“Todos los partidos recomendaban a Alejandro que se pegara a la figura de Bachelet, y nosotros creíamos que no, porque si bien iba creciendo su aprobación, tenía una muy fuerte reprobación. Era un techo que no queríamos tener. Pero ellos insistían e insistían”, agregó.

En cuanto al rol que cumplió el Frente Amplio en la campaña, Almeida cree “que, en parte, nos enredó el Frente Amplio con los apoyos tan espaciados; entonces nos situó en esa espera, que al no concretarse rápidamente, no fue posible hacer un movimiento para darle seguridad al mercado, a las clases medias, hablar de crecimiento. El espacio del debate no se produjo nunca (…) Creo que es inevitable que deba haber un pacto electoral”.

En cuanto al futuro del ex candidato, su hijo cree que “él va a ser un líder de la centroizquierda. Más allá de lo que haga en concreto, creo que las ideas que planteó en esta elección y lo que removió en el fondo de las organizaciones sociales, más las ideas de independencia, de renovación, de cambio de los liderazgos, regionalización, distribución del poder, son ideas que van a tener un efecto duradero, con eso él va a mantener un cierto liderazgo”.