En libertad quedó Roberto Navarro, el carabinero que fue dado de baja tras matar a un joven que huyó de un control policial, el pasado viernes en Cañete.

Esto tras la resolución del Juzgado de Garantía de la comuna que decreto que el ex oficial quedara en libertad, debido a que la Fiscalía no presentó cargos en su contra.

Cabe recordar que el viernes pasado Navarro utilizó su arma de servicio y le disparó a Rodrigo Palacios de 22 años, quien huía del hospital de la comuna, hasta donde había sido trasladado para que le hicieran una alcoholemia por estar conduciendo en estado de ebriedad.

Afuera del tribunal se produjeron altercados entre carabineros y familiares y cercanos del joven. Carabineros ordenó un sumario administrativo para aclarar cómo sucedieron los hechos que llevaron a la muerte de Palacios.