La periodista Monserrat Álvarez criticó a sus colegas por su desempeño en los debates presidenciales y por hacer preguntas que venían “desde un espacio de superioridad moral”.

“Como no participé en los debates, estoy más drástica desde la posición de telespectadora. Hubo un tono que se elevó un nivel respecto de los periodistas. Las preguntas venían desde un espacio de superioridad moral, que no me parece que sea educado. Es un complejo que tenemos todos, que el entrevistado no nos pase por arriba. También es complicado, porque los políticos en campaña nunca dicen mucho. Hay una mezcla entre eso y conductores que están más duros para sacar respuestas en sus entrevistas”, afirmó a La Tercera.

Además de esto, la comunicadora dijo que quería ser alcaldesa de Providencia. “El problema es que quiero ser independiente, sin militar ni ser apoyada por algún conglomerado político. Creo mucho en la organización comunal, la delincuencia no se combate solamente con el aumento del contingente de la seguridad. Los lazos comunales son fundamentales para enfrentar los temas como la calidad de vida o la defensa del patrimonio. Me da susto, pero cuando me retire de la televisión podría hacerlo. Dejemos todo esto para más adelante, para el futuro”, reflexionó.

Para cerrar, la periodista señaló que la credibilidad es parte fundamental de su profesión. “Un conductor de noticias no puede ser rostro de una marca. La credibilidad es un factor clave. Lo que te da independencia es no asociarte a marcas que puedan tener un conflicto y que te puedan llevar a la autocensura”, cerró.