Victoria Ramírez (Santiago, 1991)

“11”, Carlos Soto Román

Es un libro necesario. Ocupa un lenguaje no tradicionalmente poético para hablar de memoria y derechos humanos. Enfatiza, en particular, en la tortura que sufrió mucha gente durante los años de la dictadura. Considerando que, en el 2017, todavía se está discutiendo si levantar o no el secreto del Informe Valech, “11” es más que contingente.

“Chōmei en Toyama”, Basil Bunting

Es una versión del ensayo “Hojoki” del japonés Kamo-no-Chōmei, traducido por el poeta y académico chileno Kurt Folch. En él se relata una serie de desastres que asolaron a Kioto (temblores, incendios, ventarrones) y tiene un tono filosófico en el que el autor se hace preguntas y da paso a la reflexión. Es interesante la relación con la naturaleza que hay en el libro y el nexo que se podría establecer entre los desastres naturales de Japón y Chile.

Jonnathan Opazo (San Javier, 1990)

Imposible decir solo uno: en poesía, todo mi cariño a la edición de la poesía completa de Rubén Jacob, editado por la Universidad de Valparaíso. En general, soy entusiasta de que se masifique la obra de poetas que no siempre tienen la visibilidad que uno quisiera fuera de los circuitos, digamos, especializados (me refiero al voz a voz entre gente que está atenta a lo que pasa en poesía). Destaco otros dos, que fueron mis primeros acercamientos a la obra de estos autores: “Santa Victoria” de Ricardo Herrera y “Playa de Escombros” de Lucas Costa.

Daniela Catrileo (Santiago, 1987)

Es muy difícil elegir. De todos modos, me voy a inclinar por la última lectura que hice. El libro se llama Furia diamante y es de la escritora argentina Valeria Tentoni. Salió por la editorial chilena “Libros del pez espiral”, en diciembre. Cuando vi que iban a publicar este libro, quise mucho leerlo porque había hurgado en la poesía de Tentoni, pero nada aún de narrativa, y creo que justamente ese puente es uno de los más interesantes de su escritura. Tiene una prosa poética que nos envuelve en la turbiedad de sus historias, un libro de relatos que viajan entre la sutileza de su escritura y la huella lúgubre de sus personajes. Además es un libro pequeño y de fácil lectura, lo leí lo que duraba un viaje de Santiago a Valpo.