Ingrid Conejeros, vocera de la machi Francisca Linconao, criticó de manera tajante la anulación del juicio de caso Luchsinger-Mackay y habló sobre lo que esperan de este nuevo escenario.

“Queremos expresar nuestro máximo repudio a lo que ocurrió dentro de tribunales que fue la anulación del juicio por el caso Luchsinger-Mackay. Creemos que esta anulación este procedimiento judicial raya en la irregularidad, raya en el sesgo racista que existe en los tribunales de Temuco. Creemos que no se puede anular un juicio que duro tanto tiempo, por el cual nuestros hermanos mapuche y la machi Francisca Linconao tuvieron que sufrir prisión preventiva en extenso, huelgas de hambre y distintos atropellos a los derechos humanos“, señaló la vocera a El Desconcierto.

“Creemos que nuevamente se está estableciendo que no hay justicia para el mapuche en este país y que es una forma de operar de los tribunales de justicia y fiscales también, que en este momento más que justicia están buscando una venganza, están queriendo demostrar su poder y no se ha medido el daño grave que se le ha hecho a las familias”, afirmó y agregó que “sentimos un escenario político distinto. Pensamos que están buscando una estrategia para tener jueces que notoriamente puedan favorecerlos a ellos, teniendo ya un fallo, un veredicto absolutorio unánime“.

En cuanto a la situación de la machi, Conejeros señaló que “ella todavía no está recuperada de todo el proceso judicial que tuvo que sufrir y ya va a tener que entrar nuevamente en otro, por lo tanto ya sobrepasa todo los límites de los cuales una persona puede soportar y a ella le ha tocado bastante duro por ser una machi, una autoridad tradicional y ser una defensora del territorio“.

La vocera hizo un llamado a la solidaridad para enfrentar este segundo juicio. “Pensamos que es un atropello gigantesco en cuanto a lo que se establece como justicia para estas once personas y que vulnera toda garantía procesal o Estado de Derecho“, cerró.