Una significativa disminución en el Índice de Obesidad en el segmento de primera infancia fue la que reveló el Mapa Nutricional 2017 elaborado por Junaeb y que cada año publica el organismo en base a los datos recogidos por la Encuesta de Vulnerabilidad que aplica en establecimientos municipales y particulares subvencionados para los alumnos de pre kínder, kínder y primero básico y primero medio.

Con más de 806 mil mediciones, el Mapa Nutricional mostró que por primera vez los rangos disminuyeron para los menores de educación parvularia, cifras que venían en alza desde los años ’80. Así, tomando como referencia la medición de 2016, en pre kínder la obesidad disminuyó en un 2,6%, en kínder un 2,8% y en primer año básico un 0,7%.

En contraste, los jóvenes de primer año de enseñanza media son los que más aumentaron en el índice de obesidad en el último año, pasando de 13,4% en 2016 a 16,1% en 2017. Eso sí, a pesar de la disminución, en cada nivel aún es casi la mitad de los niños la que presenta índice de sobrepeso u obesidad, como lo muestra el siguiente gráfico.

“El Mapa Nutricional nos permite conocer el estado nutricional de los niños, y a su vez, diseñar políticas públicas relacionadas. Uno de los temas que nos alarma es que la mitad de los niños tiene algún índice de sobrepeso u obesidad, y en ese sentido, es fundamental el rol de los padres. Nos preocupa la percepción que ellos tienen de sus hijos, porque hay estudios que nos revelan que los ven normales e incluso delgados”, afirma Jaime Tohá, Director Nacional de Junaeb.

Para Tohá, las mejorías en el segmento de prebásica y básica se deben a medidas como la Ley de Etiquetado de Alimentos, la realización de recreos activos liderados por el Mineduc y los cambios en las minutas alimentarias de la Junaeb. Por eso, agrega que es clave continuar enfocados en el cambio de conductas y hábitos que apunten a una alimentación más saludable.

En cuanto a la segmentación por género, los datos muestran que en todos los niveles las niñas tienen una menor prevalencia de obesidad y mayor grado de normalidad que los niños, aunque al mismo tiempo, son ellas quienes tienen mayor prevalencia de sobrepeso en kínder, primero básico y primero medio.

En 2o17, además, se incrementó el estado nutricional normal. Esto indica una notoria disminución de la malnutrición, tanto por déficit como por exceso, beneficiando el estado nutricional actual de la población observada. El mayor aumento en este ítem se manifiesta en kínder con un 3,4%, mientras que la disminución más significativa lo presenta 1° medio con un 1,7%.

Exigen estándares de calidad para empresas proveedoras de Programa de Alimentación Escolar

También en la línea de realizar mejoras al sistema de alimentación escolar, Junaeb modificará las bases de la licitación para las empresas proveedoras del Programa de Alimentación Escolar, y que buscan asegurar el servicio que reciben un millón ochocientos mil estudiantes.

En primer lugar, la principal modificación se relaciona con el compromiso que podrán ofertar las empresas para obtener las certificaciones de la ISO 22000 en bodegas centrales y la zonales y la norma NCh 2861:2011 (HACCP) en establecimientos educacionales. Ambas normas buscan implementar un sistema de gestión de la inocuidad y asegurar la calidad y ya son requeridas en otros rubros de la alimentación masiva, como la hospitalaria y el ámbito de la minería.

Por otra parte, el segundo cambio busca considerar la experiencia de las empresas en el servicio de alimentación y su comportamiento anterior, y de este modo, se incorpora la evaluación de los últimos tres años a los oferentes que hayan entregado servicios de alimentación masiva dentro o fuera del país, lo que permite a las empresas demostrar su capacidad financiera y conocimiento de los servicios de alimentación masiva.

“Este cambio tiene un objetivo similar al que tuvo el Ministerio de Transporte y Telecomunicaciones con la creación de la revisión técnica, donde los carabineros dejaron de revisar cada aspecto particular del auto y se comenzó a asegurar, mediante una certificación anual, el correcto funcionamiento de los vehículos. Lo que haremos desde ahora en Junaeb es asegurar la calidad de la comida de nuestros estudiantes desde un inicio y no esperar que se presente un problema para cursar multas y que la empresa mejore su servicio,” agregó Tohá.

La nueva licitación –que contempla las regiones de Coquimbo, Valparaíso, La Araucanía, Magallanes y un tercio de la Región Metropolitana– también incluye cambios como otras modificaciones como como mayor oferta de verduras a los estudiantes, eliminación de los menús con baja aceptabilidad y la incorporación de medios tecnológicos para fomentar los hábitos de vida saludable.