El reciente reportaje de un medio catalán sobre cómo la Congregación de Hermanos Maristas silenciaba las denuncias por abuso sexual ha vuelto a remecer el mundo católico. La investigación de los presuntos delitos sexuales cometidos por seis religiosos -dos de ellos ya fallecidos- se inició luego de la denuncia contra Abel Pérez Ruiz, acusado de abusar de 14 menores.

Los casos de sacerdotes y católicos vinculados a casos de abuso sexual se han mantenido en privado por la Iglesia. De hecho, solo el 2011, luego de las denuncias contra Fernando Karadima, el episcopado subió a su página una lista con los condenados, un total de 18 presbíteros sancionados por la justicia civil o canónica. En 2016, la lista llegaba a 32 y decidieron retirar la nómina.

Sin embargo, la ONG norteamericana Bishop Accountability ha estrado trabajado en un listado de religiosos chilenos que han enfrentado estas acusaciones. El documento será presentado por la directora Anne Barret Doyle este miércoles.

Según la investigación de La Tercera, 45 religiosos han sido condenados en Chile -ya sea penalmente o por el Vaticano- por abusos sexuales. 34 de ellos cometieron abusos contra menores de edad y otras 11 causas se mantienen pendientes de resolución, además de otros seis casos cerrados por traslado o fallecimiento del denunciado. De hecho, en tres causas los religiosos se suicidaron antes o tras ser acusados.

También se registran 18 casos en que la justicia decretó sobreseimiento, la prescripción del delito o la absolución por falta de pruebas.

Se trata de un total de 80 religiosos en Chile: cuatro obispos, 66 sacerdotes, un diácono, dos consagrados y seis hermanos maristas. También existe el caso de la monja Isabel Margarita Lagos -Sor Paula- quien falleció en 2012, tras ser removida como superiora de Las Ursulinas, luego de que la denunciaran al Vaticano por abuso sexual contra alumnas.

Los casos donde se probó la veracidad de las acusaciones suman más de un centenar de víctimas de abuso sexual. El listado no incluye a sacerdotes que fueron denunciados como encubridores o quienes han sido sancionados por otras faltas, como abuso de poder. A la vez, en Argentina, una reciente investigación realizada por Telam detectó 62 denuncias por abuso sexual desde 2002.

Se estima que más de una veintena de los casos en Chile corresponde a directores o profesores en colegios católicos, en su mayoría sacerdotes diocesanos: la Congregación Salesiana, los Hermanos Maristas y la Orden de la Merced acumulan 14 denuncias por delitos sexuales. A la vez, el movimiento de Schöenstatt registra una denuncia contra Francisco Basáñez Méndez, ex vicerrector del Santuario Nacional de Maipú.

Aunque el Opus Dei es una de las agrupaciones que no registra casos conocidos de abuso contra menores, los Legionarios de Cristo suman la situación de John O’Reilly, quien fue condenado a cuatro años de libertad vigilada por abusos sexuales reiterados contra una menor del colegio Cumbres. También existen denuncias y condenas contra sacerdotes extranjeros que llegaron a Chile.

Además de Santiago, San Felipe, Copiapó, Rancagua y Punta Arenas son las ciudades que registran más casos, con cuatro religiosos denunciados cada una.