Durante la madrugada de este viernes, cuatro templos católicos de la Región Metropolitana fueron atacadas por desconocidos, a pocas horas de que se concrete la llegada del papa Francisco.

La iglesia de Santa Isabel de Hungría de la comuna de Estación Central sufrió los daños de un artefacto explosivo y se encontraron algunos panfletos alusivos a la visita del sumo pontífice: “Papa Francisco, las próximas bombas serán en tu sotana!”, escribieron.

Horas más tarde, el mismo hecho afectó a la parroquia Emmanuel de Recoleta, donde el artefacto dañó accesos y ventanales. Cerca de la misma hora, personal de Carabineros recibió otra alerta de ataque a templo en la comuna de Peñalolén, en la Capilla de Cristo Vencedor. Además, durante esta mañana, un cuarto ataque apuntó al Santuario de Cristo Pobre.

El subsecretario del interior, Mahmud Aleuy, adelantó que el Gobierno se querellará por estos hechos, aunque aclaró que “hasta ahora son cosas menores, pero igual es bueno mirar la situación específica para poder establecer las querellas de manera adecuada, que las presentaremos a medio día. Lo único es repetir que en Chile todos tienen derecho a expresarse, mientras lo hagan de manera pacífica y no violenta, esto no le sirve al país”.

La autoridad reconoció que los hechos ocurridos en la últimas horas mantienen similitud, aunque no necesariamente estén vinculados unos a otros. Además, Aleuy recordó que hay un plan de seguridad completo para proteger al líder de la Iglesia Católica en su visita al país.

“Nosotros no calificamos en términos de un país violento en ninguna mesa mundial ni latinoamericana. Tenemos suficientes condiciones para que sea hecho esto en tranquilidad y seguridad”, aseguró el subsecretario.