Luego de meses de conversaciones y trabajo, las jugadoras de fútbol femenino representadas por la Asociación Nacional del gremio (Anjuff) se sumaron al Sindicato de Futbolistas Profesionales. Esto, tras la idea de unificar la lucha por los derechos de las y los trabajadores del fútbol y el objetivo de conseguir, entre otras cosas, la gerencia del fútbol femenino en la ANFP.

En adelante, las jugadoras serán “asociadas de honor” y podrán participar y exponer en la asamblea general, visitando a los clubes y siendo lideradas por el presidente del Sigup, Gamadiel García, quien también las representará ante la dirigencia en Quilín.

Al respecto, García comentó que “en el mundo, este deporte apunta en esa dirección; hay que unificar las fuerzas y dar las peleas emblemáticas todos juntos. El fútbol femenino ha tenido un crecimiento exponencial, pero tiene muchas falencias estructurales en nuestro país. Desde las condiciones laborales, canchas, entrenamientos, viajes y también los contratos de trabajo”.

Camila García fue nombrada en el comité ejecutivo de los futbolistas del mundo, lo que le permitirá participar del sindicato (FIFPro), en reconocimiento a su labor en el ámbito de la gestión deportiva y a su rol como co-fundadora y vicepresidenta de la Asociación Nacional de Jugadoras de Fútbol Femenino de Chile.

Al respecto, García señaló que la unión de mujeres y hombres en un sindicato único “es una fórmula que ha funcionado en otros países. Nos parecía clave dar mayor fuerza a los cambios que proponemos para el fútbol femenino, y sin duda, el Sifup con su historia y experiencia es la institución adecuada”.