En un costado del patio central de la Fiesta de los Abrazos está su propia picada, anunciada con un lienzo que reza: “Donde Amaro y Camila – Regional Cristina Carreño”. Los dos primeros nombres son por la dupla comunista electa en las elecciones parlamentarias por el distrito 12, y el tercero, del comité del partido que se la jugó por esa campaña, es en homenaje a la primera víctima de la Operación Cóndor.

En el público está su hermano, Charles Labra. Por diferencias de fondo con Amaro, dejó la banda que ambos fundaron, Sol y Lluvia, en 1999, el mismo año en que se habían transformado en el primer grupo chileno en llenar el Estadio Nacional, con alrededor de 60 mil personas. Charles actualmente tiene su propia versión de la banda, Antu Kai Mawen (Sol y Lluvia en mapudungún), y el primer día de la Fiesta se quedó tocando afuera para quienes no pudieron ingresar.

En el escenario está él, Amaro Labra (68). Es su segunda tocata de 2018, la primera había sido en Pudahuel -una de las paradas de su canción “El largo tour”- específicamente en la Población Teniente Merino. Son también algunas de las primeras veces en que es presentado no solo como vocalista, sino como diputado electo de la República. Su show parte con “Que diga na'”, canción que incluso algunas hinchadas del fútbol chileno han adaptado en sus cánticos, y sigue con una serie de éxitos que se hicieron conocidos en el combate a la dictadura.

“Amaro Labra ha sido siempre un protagonista de la política chilena. En dictadura, con todo el riesgo y la intensidad que hubo, y ahora con toda la pasión que hay que tener para defender los intereses populares. Siempre ha sido, en el buen sentido de la palabra, un político”, dice su futuro compañero de bancada, el diputado Hugo Gutiérrez.

El show se detiene en un momento y Amaro saluda tanto al público comunista como el que no lo es. Sin embargo, su más enfático saludo es para sus hermanos Charles y Jonny. “Todos estamos en el corazón de este pueblo grande hermoso y omnipotente para cantar y seguir creciendo. Venceremos, de todas maneras, si seguimos insistiendo con fuerza y mucho amor”, dice.

A la salida del escenario, el diputado electo comenta a El Desconcierto que el show lo llenó de energías para el año que se avecina. La gran duda que le han planteado sus cercanos para 2018 es: ¿podrá seguir vivo Sol y Lluvia con la demandante carga parlamentaria que tendrá su vocalista?

La banda, el distrito y no perder la calle

Desde 2015, Sol y Lluvia cuenta con la única integrante mujer que ha tenido en su historia: Isadora Lobos, trombonista. Con tres años participando en la banda y en paralelo especializándose en su instrumento, Lobos aún recuerda los miedos que le entraron tanto a ella como al resto del grupo cuando Amaro les comentó sus intenciones de postularse para diputado:

“Fue re cuático, porque si salía era como ‘¿qué va a pasar con el grupo?’. ¿Seguiríamos tocando? El Amaro tendría que dedicarle el tiempo que necesita un diputado que de verdad se enfoque en el pueblo. Pero igual bacán, porque él siempre se ha dedicado a la gente. Esta es una manera más grande de hacerlo”, dice.

—¿Qué crees que les espera pasando el 11 de marzo?

—¡Ooh, no sé! Pucha ojalá poder hacerlo de la mejor manera, que podamos trabajar los fines de semana y que él también pueda hacer bien su pega. Para él va a ser agotador, pero yo creo que se puede. El Amaro lucha harto por eso.

Luego de que Labra calmara al grupo diciéndoles que su intención era que continuara, tanto Isadora como el resto se metieron de lleno en la campaña. Donde él no podía estar, sí estaba el sonido de la música de Sol y Lluvia.

Camila Vallejo asegura que la experiencia con Labra como dupla en la candidatura fue enriquecedora. “El aporte de Sol y Lluvia fue notable en las poblaciones, fuimos a hablar con la gente y volvió a sentir un poco de épica en la política con la cultura”, dice, y luego agrega: “Yo recuerdo que al Amaro no le gustaba mucho hablar. Me decía ‘Habla tú, yo hablo a través de mi música’. ¡Pero los vecinos igual querían escucharlo! Habían hartos fan lovers”.

Vallejo tuvo una votación de más de 47 mil votos, con las que pudo en teoría “arrastrar” a Amaro Labra como compañero de lista, quien aportó con alrededor de 6.400 votos. De 20 candidatos que no llegaron al parlamento en ese distrito, hubo 3 que individualmente sacaron una votación superior a la del músico pero que no se vieron favorecidos por los votos de su lista.

Facebook Juventudes Comunistas la Florida

No era su primera elección. En 2004 había estado en medio de la recordada disputa de la alcaldía de Santiago entre Raúl Alcaino y Jorge Schaulsohn, donde sacó un 4,83% de los votos, y en 2005 disputó la elección parlamentaria por las comunas de San Joaquín, Macul y La Granja, obteniendo un 8,22% de las preferencias.

Para esta tercera elección, a pesar de haber resultado finalmente electo, Labra admite que no terminó del todo satisfecho con su votación. “Me habría gustado sacar más votos de los que sacamos, porque estábamos calculando que entre 10 mil o 15 mil votos serían un aporte que aseguraban un segundo candidato, y un tercero incluso. Al final esto significó que quedara fuera (Osvaldo) Andrade”, dice.

El día de la votación recibió un llamado inesperado de su hermano Charles. “Lo llamé para felicitarlo y agradecerle no haber perdido el voto, porque yo voté por él. No quería perder mi voto, así que lo felicité y le deseé lo mejor”, dice en conversación con El Desconcierto.

—¿Y cómo ves el hecho de que tu hermano se una al Congreso?

—Bueno, es como la crítica que yo le hago al PC, de institucionalizarse y empezar a ser uno más del sistema. Jugar con esas reglas, empezar a ganar una plata que le va a hacer vivir en una burbuja, donde ya los pobres no van a existir para los que viven ahí ni les va a faltar el pan para la comida. Obviamente que desde ahí pueden aportar y revolucionar todo, si es que son verdaderamente revolucionarios. Pero como decía la Laura Rodríguez, el síndrome de altura que es un problema fregado, porque el que no vive como piensa termina pensando como vive. Entonces, si viven como burgueses, van a terminar pensando como burgueses.

“Eso que hacíamos desde las canciones ahora lo haremos desde el parlamento”

Facebook La Casa del Sol

La Casa del Sol en Bellavista, es el proyecto en el que Amaro Labra ha trabajado en los últimos años. Su pasillo principal tiene una foto suya con una de sus primeras guitarras y, a un costado, la clásica foto de Víctor Jara con un caballo, tomada por el fotógrafo Antonio Larrea.

—Nunca puede faltar — dice Labra, mientras nos muestra el resto del lugar, donde hay una cafetería, talleres de pintura, orfebrería, salas de ensayo de teatro y danza, un lugar donde se pasan películas y la “Sala de las Artes”, donde diversos artistas han presentado toda clase de obras.

Desde ahí, su centro de operaciones, Amaro Labra recibe a El Desconcierto. Comenta que planea proyectos de hospitales para el adulto mayor, promover la Radio Nacional de Chile y también buscará fortalecer los lazos de unidad entre la izquierda.

—¿Cómo ve a la izquierda actualmente?

—Nosotros a través de una canción planteamos, desde lo erótico, que organizarse es un placer. Y a mí me parece que lo que se ha avanzado hasta ahora, que puede parecer poco y podría ser más, es importante. También veinte parlamentarios nuevos y un senador de una vertiente absolutamente nueva es un triunfo de la inteligencia y del desarrollo de un pueblo que crece. Al Frente Amplio lo saludo, no es algo de ahora así como de los “acercamientos”, sino que desde siempre los respeto mucho y en la campaña nunca fue nuestro objetivo hacer nada contra ellos, al contrario.

—Pero también hubo un triunfo de Chile vamos en la presidencial, ¿cómo recibió esa noticia?

—Fue doloroso, a mí me dolió. Aprendí una palabrita del comando de (Carolina) Goic que es resiliencia jaja. Soy un resiliente y he vivido cosas peores que esta, pero igual uno se bajonea y el estrés te puede llegar a enfermar.

—Ahí la música podría jugar un rol clave, ¿cómo se mantendrá el proyecto del Sol y Lluvia?

—Quizás habrá un poquito de menos actividad, pero seguiremos haciendo una política que tenga que ver con los Derechos Humanos, con la justicia, con la verdad, con más democracia. Eso que hacíamos desde las canciones ahora lo haremos desde el parlamento.

—¿Y cómo manejará el contacto con la calle?

—Yo me muevo mucho, durante cuarenta años con el Sol y Lluvia y desde antes, por los barrios. No he perdido ese contacto con las personas. Es verdad que de repente cuando uno se encierra en el Congreso y tiene una semana distrital, empieza a perder ese contacto. A mí me gustaría mantenerlo, y eso significa seguir activo con el Sol y Lluvia.

—¿No tiene miedo de no disponer de tiempo para su grupo?

—Yo creo que no. Se agrega una pega más, pero creo que lograremos tener equipo para poder cubrir todos los frentes y territorios. Como el tema de la campaña en cierto sentido fue sorpresiva tenemos que ordenar hartas cosas, pero hay harta pega con el Sol y Lluvia y ambas cosas se juntan bien. Al final, Sol y Lluvia es un instrumento al servicio de nuestro pueblo y eso no hay que perderlo.