La cantante y compositora Natalia Suazo, más conocida como Natisú, ya es un nombre conocido y activo dentro del circuito musical chileno independiente: el proyecto musical solista de la ex integrante de Calavera Errante, que inició en 2011, ya cuenta con tres EP y dos discos de larga duración, y mezcla dosis de rock, pop, folk, música electrónica y experimental, y ha estado marcado por la autogestión.

Proveniente de Temuco, esta cantante, compositora, instrumentista, ingeniera en sonido y productora ha participado en festivales como el estadounidense SXSW en Austin, ha colaborado frecuentemente con Javier Barría, Francisca Valenzuela y Camila Moreno, y se encuentra entre los nombres estables del Festival Ruidosa –iniciativa que promueve el rol de las mujeres en la música–, donde publicó un estudio sobre la participación de mujeres en festivales de música en Latinoamérica.

Como la nueva invitada de las #SesionesDesconcertadas, Natisú señaló sobre dicha iniciativa que cuando comenzó a participar “recién empecé a cuestionarme un montón de cosas, un montón de actitudes en mí, de los hombres y las mujeres y ha sido fuerte caer en cuenta de eso, darse cuenta que en muchos de esos momentos de machismo uno se ha sentido pésimo, pero uno lo tiene tan interiorizado que lo deja pasar”.

En los espacios de Matucana 100, la compositora además presentó en formato acústico una de sus más recientes canciones, “Hay un fuego”, un adelanto que formará parte de su nuevo disco que llevará el mismo nombre, y que aún está en proceso de creación. “Mi música en general es bien íntima y creo que este disco es aún más íntimo. Tiene una nota de crítica más bien hacia mí, pero lo que veo en mí también lo veo en el resto entonces por eso se llama “Hay un fuego”, porque hay días que despierto y pienso ‘que se acabe esta humanidad, que venga un fuego y nos queme a todos, que nos quememos todos en el infierno'”. contó.