Maquehue fue un infierno en dictadura. De propiedad de la FACH, en el aeródromo se torturó, asesinó y desapareció. El Papa Francisco, de pie frente a los miles que llegaron a verlo en La Araucanía, recordó el pasado del lugar.

Pero los más de 4 kilómetros qué tuvieron que caminar los feligreses para llegar a la base aérea, también fueron un infierno.

/ Matías Salazar

/ Matías Salazar

La mala locomoción y la lejanía del lugar fueron un gran dolor de cabeza para los asistentes, el camino solo tenían dos baños químicos y sin agua, para poder conseguirla tenían que pagar, esto obligó que muchos peregrinos tuvieran que abandonar la caminata.

/ Matías Salazar

Las puertas del recinto se abrieron a las dos de la mañana. El ingreso fue expedito debido al poco flujo de gente. Dentro de la base aérea la espera se hizo eterna, el frío y la incomodidad del lugar hicieron que los asistentes pasará un mal rato.

/ Matías Salazar

/ Matías Salazar

/ Matías Salazar

/ Matías Salazar

La misa se realizó sin problemas, con el Papa citando Arauco tiene una pena, traducción al mapuzungún y una escasa -pero presente- de banderas mapuche.

/ Matías Salazar

/ Matías Salazar

Al terminar la misa los feligreses estuvieron más de una hora esperando que abrieran las puertas del recinto debido a las medidas de seguridad del Papa, el fuerte calor hizo que más de una persona sufrió un desmayo.

Al salir la aglomeración fue muy grande, causando la muerte de una mujer de 47 años por problemas cardíacos.

/ Matías Salazar

/ Matías Salazar