“Estamos muy contentos. Quisiera decir que Chile es mejor que ayer. Contar con una ley de educación superior que da garantía a las familias”, afirmó visiblemente emocionada la ministra de Educación, Adriana Delpiano.

Después de arduo trámite legislativo, la Cámara de Diputados aprobó la reforma a la educación superior propuesta por el gobierno, que consagra la gratuidad hasta el 60% más vulnerable, que se venía aplicando vía ley de presupuesto cada año hasta ahora.

La iniciativa terminó así su tercer trámite legislativo y está listo para ser ley. Eso sí, antes de ser despachada deberá pasar por el filtro del Tribunal Constitucional.

Junto con la gratuidad, el proyecto crea la Subsecretaría de Educación Superior y la Superintendencia de Educación.

“Tenemos calidad, una buena fiscalización, gratuidad y un marco regulatorio que mejore las relaciones entre las distintas instituciones de educación superior. Aquí hay intendencias, subsecretarias para velar por esto, lo que miremos el futuro con más posibilidades”, agregó Delpiano.

Fueron 102 votos positivos para la iniciativa, entre parlamentarios de la Nueva Mayoría y Chile Vamos, coaliciones que habían pactado previamente la aprobación. Solo los diputados Cristina Girardi (PPD) y Ricardo Rincón (DC) se abstuvieron.

Así, el gobierno salió bien parado de la primera parte de la maratónica jornada de Educación en el Parlamento. Por la tarde será la sesión que votará el proyecto que fortalece las Universidades Estatales.