Declaraciones polémicas y vínculos empresariales han sido los principales temas que han dado que hablar sobre el nuevo ministro de Educación, Gerardo Varela.

Defensas a que el derecho a la propiedad está por sobre a la obligación de pagar impuestos, a que nunca se tuvo plata para una educación gratuita, una comparación de Carlos Alberto “Choclo” Délano con Gabriela Mistral, y un extenso número de empresas que llega incluso a haber facilitado la constitución de sociedades offshore. Son parte del historial del nuevo ministro. Pero es solo una parte.

Otra arista son los negocios de Varela en el ámbito de la educación. Según informa La Tercera, participa en la sociedad “Progreso Regional Aquinas S.A.”, que está dedicada a “proyectos educativos en cualquier ámbito de la formación educacional”.

Un reportaje en profundidad de Ciper también señala que el mejor amigo del nuevo ministro, Felipe Cubillos-fallecido en el accidente de 2011 que terminó con la vida de Felipe Camiroaga- lo invitó al directorio de Escuelas Para Chile, dedicada a la reconstrucción de escuelas en el sur con excedentes de la Teletón de 2010 (hecha para las víctimas del terremoto). En esa iniciativa habría compartido con Carlos Alberto Délano y el controlador de Ripley, Lázaro Calderón.

Otro de los ámbitos que menciona el reportaje es su vínculo con Educa UC, una filial de la Universidad Católica constituida como sociedad anónima en 2004 que administra 10 colegios particulares subvencionados y pagados. Según El Mostrador, Varela llegó hace 4 años a esa red y fue nombrado director en representación de la propia universidad. En los últimos años, Educa UC también ha prestado servicios como agencia de Asistencia Técnica Educativa (ATE), las cuales han sido cuestionadas por ocupar de forma desregulada y abrir una puerta a la triangulación de los fondos de la Subvención Escolar Preferencial (SEP), dirigidos a los alumnos más vulnerables.

Tanto así, que cuando Michelle Bachelet nombró a Claudia Peirano en la Subsecretaría de Educación, de inmediato surgieron críticas en su contra por haber fundado la ATE Grupo Educativo, que además presentaba servicios a la red de colegios Crecemos, perteneciente a su entonces esposo Walter Oliva, uno de los principales hombres de negocios de la educación escolar quien aseguraba en 2011: “No se equivoquen, nosotros lucramos con la educación”. Estos vínculos hicieron que Peirano renunciara a la Subsecretaría sin siquiera haber asumido.

Entre los colegios que maneja la ATE de la que participa Gerardo Varela, Educa UC, están el San Marcos de Maipú, San Francisco de Paine y la Inmaculada Concepción de Vitacura. Su directora académica, María Domeyko, indicó a El Mostrador que Educa UC no solo se dedican al rubro de las ATE, sino que se creó con el objetivo de asesorar y mejorar la calidad de establecimientos de forma particular, y no con recursos del Estado.